¿Hacia el despido libre? El PP no quiere negociar la reforma laboral

0

En las negociaciones que el Partido Popular mantiene con Ciudadanos no aparece ninguna propuesta para modificar la reforma laboral puesta en marcha por el anterior Gobierno. El PP se niega a modificar la legislación vigente en esta materia. Y es más. Fuentes próximas al aparato de Génova confirman que un equipo que coordina Fátima Bañez, la ministra en funciones, está preparando una propuesta que endurecerá las condiciones laborales con el objetivo, según ellos, “de crear más empleo”.

Una de las insinuaciones de Bruselas, cuando apercibió a España por la desviación del déficit público en 2015, es la necesidad de “profundizar en las reformas estructurales llevadas a cabo, y en especial, en la reforma laboral”. Si Rajoy es investido presidente, su nuevo gobierno no piensa hacer concesión alguna en materia de suavización de la reforma aprobada por el anterior ejecutivo. Todo lo contrario. Se buscarán fórmulas para abaratar, aún más, el despido. Incluso hay partidarios de su liberalización total, así como flexibilizar al máximo “la entrada al mercado de trabajo”, es decir, las fórmulas de contratación. Habrá más incentivos para los empresarios que creen empleos, lo que significa, lisa y llanamente, menores cuotas a la Seguridad Social con las consecuencias de todos conocidas.

El PP sigue con la idea de que la única forma de garantizar las pensiones futuras es creando más empleos. Más cotizantes. Aunque sus expertos reconocen que los nuevos “aportan mucho menos de lo que se necesita, sobre todo por el efecto de los trabajadores que se incorporan al sistema de la Seguridad Social, muchos de los cuales han cotizado lo suficiente como para alcanzar el derecho a la cuantía más alta”.

La idea sigue siendo convocar el Pacto de Toledo, una vez se haya normalizado la situación. Y ahí plantear, de una vez por todas, la definitiva separación de fuentes. De tal manera que las de viudedad y supervivencia, -orfandad-, se financien vía impuestos, – habrá que ver qué impuestos pueden sufragar estas prestaciones que suponen un tercio del total-.

Pero este asunto ni siquiera se ha tocado, ni en el seno del PP, salvo lo dicho en su programa electoral, ni en las negociaciones que, entre bastidores, se llevan a cabo para facilitar la investidura de Rajoy. Lo que sí está preparada es la “nueva reforma laboral”, la que en estas mismas páginas se ha dado en denominar “la madre de todas las reformas” por su amplio calado.

“Fomentar la moderación salarial”, sobre todo utilizándose la figura del trabajo a tiempo parcial, es el principal objetivo además de la modificación de la legislación en materia de despidos. El empleo a tiempo parcial es una de las alternativas que maneja el PP, según señalan fuentes sindicales. Y para complementarlo y posibilitarlo se piensa reformar, también, la jornada laboral volviendo al cómputo mensual y dejando sólo para las grandes empresas el cómputo anual de horas trabajadas. “En el fondo, aquí lo que se pretende es regular restrictivamente este tema, que se considera demasiado flexible, lo que perjudicará a los trabajadores”, dice un dirigente de UGT que prefiere guardar el anonimato. Tanto su sindicato como Comisiones Obreras ya han advertido que “no se sentarán en una mesa de negociación con la CEOE y el Gobierno para negociar este tipo de medidas regresivas”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × cuatro =