Una de las cosas que ha logrado de un modo efectivo —quizá la única, además de ser un constante fracaso— el actual secretario general del Partido Socialista es dividir la organización que «lidera». La imposición de un régimen personalista y autoritario ha generado una corriente entre esa parte de la militancia por la cual nada tiene valor si no sale de Ferraz, nada es válido si no procede de Sánchez, todo es correcto en lo que éste hace o dice y, lo que es peor, cualquier acción u opinión que discrepe de los dictados de la Ejecutiva son tratados como alta traición, con la correspondiente campaña de despellejamiento de todo aquel que se atreva a decir las cosas claras, gusten o no en Ferraz.

Los regímenes autoritarios basados en la exaltación ridícula y obscena del líder suelen tener como consecuencia la división o la purga de los discrepantes. Esto es lo que está ocurriendo en el PSOE de Pedro Sánchez desde los primeros meses de 2.015. Militantes han sido expulsados del partido sólo por el hecho de expresar en foros públicos sus discrepancias legítimas con lo dictado por la Ejecutiva. Uno de los casos más escandalosos lo tenemos en la abogada, escritora y analista política Martu Garrote, aunque no es el único caso ya que se cuenta por cientos los militantes a los que se ha abierto expediente de expulsión por no someterse a los dictados de Ferraz. Otros militantes no han sido expulsados directamente sino con una estrategia aún más rastrera. Gracias a los históricos resultados de Pedro Sánchez los ingresos del partido han bajado y esto ha provocado que se produzcan despidos en las sedes socialistas. Casualmente quienes los despedidos han sido los más críticos con el secretario general. Por cierto, en este PSOE se penaliza la diversidad de pensamiento y de opinión pero se protege a quien es pluri-imputado por la justicia. Cosas que pasan. En este Partido Socialista de Pedro Sánchez se han intervenido Federaciones y Agrupaciones por el mero hecho de no someterse a la Ejecutiva o por no aceptar la imposición de personas afines al secretario general en los primeros lugares de las listas que se quisieron imponer. Incluso se hizo caso omiso de los resultados de las primarias porque a quienes eligieron los militantes de esas Agrupaciones o Federaciones no eran los que quería Ferraz. ¿Se imaginan que Zapatero hubiera hecho lo mismo cuando Tomás Gómez ganó a Trinidad Jiménez? Bueno, pues el último ejemplo lo tenemos en la imposición de candidatos para las elecciones gallegas del 25 de septiembre. En el PSOE de Pedro Sánchez las Federaciones y las Agrupaciones viven con la constante amenaza de que el Secretario de Organización les ponga en gestora si se salen demasiado del carril impuesto por Ferraz. La última amenaza fue, precisamente, a la Federación andaluza si Susana Díaz seguía con su mensaje de que con 85 escaños no se puede gobernar un país y si los dirigentes andaluces continuaban con las críticas a la estrategia de Sánchez tras las elecciones generales de junio.

En el PSOE de Pedro Sánchez todo aquel que se posiciona en contra del secretario general o de sus ocurrencias es purgado o machacado por las hordas pedristas. Ejemplos de esto hay a cientos pero lo más grave es que esos movimientos sectarios suelen terminar en fracasos en las urnas tal y como pudimos comprobar con la candidatura de Antonio Miguel Carmona al Ayuntamiento de Madrid y el abandono —y en algunos momentos la humillación— que sufrió por parte de Ferraz al volcarse totalmente con la candidatura de Ángel Gabilondo, el candidato de Sánchez. Aún recuerdo cómo se ninguneó a Carmona en la Conferencia Municipal en la que se presentaban los candidatos a las capitales de provincia para dar prioridad a Gabilondo que no encabezaba la lista de Madrid. Meses más tarde Carmona fue víctima de una purga institucional al ser apartado de manera dolosa de la portavocía socialista en el Ayuntamiento de Madrid tras proponer que el PSOE entrara en el gobierno junto a Ahora Madrid. Se buscaba una excusa para apartarlo y la encontraron. Por cierto, ahora sí que se quiere entrar en ese gobierno municipal y no he escuchado ninguna voz que pida que Purificación Causapié sea purgada.

La última víctima de este régimen autoritario es el Presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara. Éste es un político que nunca se ha callado nada. Puede gustar más o menos, se puede estar de acuerdo o no con él, pero siempre pone sus cartas sobre la mesa. ¿Qué ha podido hacer el bueno de Guillermo para que le hayan llamado la atención desde Ferraz? Algo tan irritante como decir la verdad. Es un secreto a voces que la relación entre Pedro Sánchez y los dirigentes territoriales socialistas, ya tengan poder o no, está rota, salvo las excepciones obvias de los líderes más afines al secretario general. Fernández Vara lo único que hizo fue hacer público su malestar de que en unos momentos tan delicados tanto para la política nacional como para el partido Sánchez ni siquiera hablaba con él. La última vez que Vara y el secretario general hablaron fue el 9 de julio, es decir, hace dos meses. La reacción ante estas declaraciones de Vara fue la que le corresponde a esta dirección: «que levante el teléfono y llame». Por otro lado, el presidente extremeño pidió que se convocara un Comité Federal para discutir la posición del PSOE tras la investidura fallida de Rajoy. ¿Qué hay de grave en estas dos declaraciones? Nada, ¿verdad? Pues a raíz de las mismas se ha iniciado una campaña de despellejamiento y lapidación pública por parte de las hordas pedristas hacia Fernández Vara que ha provocado la reacción de dirigentes, militantes y parlamentarios socialistas para solidarizarse con el presidente extremeño y darle su apoyo. Susana Díaz, Eduardo Madina, Javier Fernández, Alfredo Pérez Rubalcaba o Elena Valenciano son algunos de ellos, pero ha sido tal la reacción que Fernández Vara ha sido Trending Topic en Twitter por todos los mensajes de apoyo que ha recibido tras el hostigamiento del «pedrismo». El silencio por parte de la dirección y del secretario general ante una situación tan bochornosa ha sido tan estruendoso como obsceno. Lo mismo Pedro Sánchez estaba en la piscina y no se ha enterado de nada…

El PSOE ha sido siempre un partido con mucho debate interno, sobre todo ideológico, pero esas discrepancias siempre se han hecho desde el respeto hacia el que piensa de un modo diferente. Famosas fueron las polémicas entre Largo Caballero e Indalecio Prieto, lo mismo que las que hubo en los años 70 entre los exiliados y los que estaban en el «interior» o las que mantuvieron los felipistas y los guerristas. En los más de cien años de historia del Partido Socialista ha habido más ejemplos, pero siempre existió respeto entre los que defendían una cosa o la contraria y en muy pocas ocasiones se cruzaron insultos. Se respetaba las diferencias de opinión y había libertad de expresión. Lo que está ocurriendo en el PSOE de Pedro Sánchez sólo puede entenderse si se comprende que el culto a la personalidad impuesto desde Ferraz ha conseguido crear una guardia pretoriana, por no llamarla de otro modo, que confunde interesadamente la discrepancia con la traición al líder o al partido y que no respeta la libertad de expresión de quienes no están en la misma onda que la del secretario general. Lo que está pasando en el PSOE de Pedro Sánchez sólo puede entenderse si se visualiza desde la certeza de que se ha impuesto un régimen autoritario de carácter personalista que no acepta la diversidad de opiniones y que en cuanto la detecta aplica purgas sistemáticas a militantes de base o a pequeños dirigentes. Para ir a por los grandes dirigentes encargan el trabajo sucio a las hordas pedristas para que los despellejen a través de las redes sociales.

Para finalizar vuelvo a Guillermo Fernández Vara. No estoy de acuerdo con él en lo referente a la petición de abstención gratuita para formar gobierno pero ni se me ocurre insultarle ni faltarle al respeto como han hecho los pedristas o la dirección.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

5 Comentarios

  1. Vara miente a sabiendas y él lo sabe. Yo soy militante del PSOE y en las primarias no voté a Pedro Sanchez, pero hoy lo defiendo a Muerte. Es el primer dirigente socialista en mucho tiempo que tiene palabra, dignidad y Pedro Sanchez representa con toda dignidad a los militantes y simpatizantes del partido.
    Pedro no está haciendo nada que las bases en su inmensa mayoría no hallan instado a llevarlo a cabo.
    el 96,7 de los militantes de base no queremos que se permita gobernar al PP ni por activa ni por pasiva, y Pedro está autorizado, respaldado y obligado a pactar con el resto de las fuerzas, incluidos los nacionalista para intentar formar un gobierno que expulse la corrupción del país que representa el PP.
    Como militante ya me he manifestado y pedido que se expulse o se desautorice a Vara, Borrel, Felipe Gonzales, Leguina, Corcuera, Susana y restos de barones y Mamuts que lamen el culo a la derecha fascista y la prensa amarillista.

    • Cómo tu soy militante, y dices no lo votastes pero ahora eres seguidor suyo y lo elevas a calidad de líder absoluto de nuestro PSOE, bien allá tú pero me puedes explicar en qué beneficia al partido esa absoluta verdad en su comportamiento si a la vez con el peor Pp de la historia lleno hasta los ojos de corrupción nuestro partido va cuesta abajo y sin freno, y dentro de poco parece solo va ha votarlo esa militancia que como tú alabáis a un lider totalitario en el partido más leninista que he visto desde el año 78 que he conocido

  2. Como el articulista puede decir tantas barbaridades del Partido Socialista y de Pedro Sánchez?. No tiene ni idea de como funciona el PSOE. El sr Vara se ha ganado el desprecio de la mayoría de los militantes socialistas y nos ha hecho comprender las cosas raras que pasaban en Extremadura donde IU prefería votar al PP original que a una franquicia que pensaban que era el actual presidente Guillermo Fernández Vara. ¿De cuantos socialistas que se levantan por la mañana a trabajar ha recibido apoyos el sr Vara? De que esta ofendido el Sr Vara. De que los militantes de base dudemos de su lealtad socialista, y que esto sea un insulto?. Con su complicidad con las presiones que estamos recibiendo los socialistas para desacreditarnos y de la que es fiel muestra este articulo demuestra este señor los intereses que defiende, que no son precisamente los de la clase trabajadora ni mucho menos. Se ha leído este señor alguna vez nuestra declaración de principios y nuestro programa máximo?.

  3. Coño que piel mas sensible tiene el compañero guillermo fernandez vara, ya estamos como en el pp cuando digo lo que se pasa por lo cojones para de forma indigna devilitar a su secretario general hasta en los medios mas reacionarios , se trata de libertad de espresion , pero ete aqui que si tal como hago yo en este momento le critico por desleal interesado y bonoso ( de jose bono magnifico socialista de derechas )y de hacerle el juego a l pp para que siga jodirndonos a los ciudadanos mientras siguen alimentando a la coprrucion etc,etc,etc, pues es que le estamos intimidando y casi que amenazando , señor vara ( qe no compañero ) diga usted lo que mejor le plazca , pero respete tambien las opiniones de los demas respecto de a lad de usted , eso es la libertad de espresion y no el lloriqueo de cuando le repican sus declaraciones un dia di y otro tambien desacreditando a l secretario general elegido democraticamente por las bases, y al que yo no vote pero sl que una vez elejido respeto doy mi confianza y lealtad , no como hace usted y algunos otros, que mas que defender el bien comun y el del partido , lo que aparenta es que defienden intereses particulares

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 − 8 =