Manuel Griñán, el hijo mayor de los tres del ex presidente de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán, ha difundido por Facebook una emotiva y extensa carta en la que se sincera para defender el buen nombre del ex político, y asegura que únicamente lo mueve el deseo de defender “la honestidad” de su padre ante la opinión pública. En la misiva, incluye detalles de la vida familiar como los utilitarios que ha poseído la familia desde su traslado de Madrid a Sevilla en 1982 o haber accedido a una vivienda en propiedad cuando el ex presidente andaluz y ex ministro superaba ya los 40 años de edad.

El primogénito de Griñán lamenta el “enorme” precio personal que ha pagado la familia y el propio ex presidente andaluz por dedicación exclusiva a la política, mientras recalca el sacrificio económico y profesional realizado al aparcar su carrera como funcionario del Estado y descartar un paso a la actividad privada para centrarse en la gestión pública.

Este es el texto íntegro del escrito difundido por Manuel Griñán en su cuenta de Facebook:

“Hasta ahora nunca había hablado sobre este tema. Hasta ahora creía más en el dicho aquel de que “la verdad acaba siempre por abrirse camino” o en ese otro de que “el tiempo pone a cada uno en su sitio”, más que en ese otro siniestro refrán que sentencia que “quien calla otorga”. 

Nunca me habréis oído hablar de política. La detesto desde aquel día de 1982 en que mi padre nos anunció a mi hermana y a mí que nos cambiábamos de casa y de ciudad, consecuentemente de colegio y forzosamente de amigos. Y todo eso porque iba a iniciar una nueva etapa de su vida. Entonces no sabía qué era eso de la política. Tampoco ahora sé nada, aunque al menos conozco bien el significado de la palabra. El literal y el prosaico. Mis dos hermanos, mi madre y yo hemos pagado un alto peaje por ser hijos de quien somos y, aunque nunca hemos ocultado quién es nuestro padre, es algo que tampoco hemos mencionado a no ser que nos preguntasen. No lo hacíamos, no porque fuese algo que nos avergonzase, todo lo contrario, sino porque, nos gustase o no, condicionaba la forma en que los demás se relacionaban con nosotros. Los prejuicios son algo consustancial al ser humano. 

Tampoco rompo el silencio para hablar ahora de política. Lo hago para hablar de honestidad. Sé que ambos términos parecen una contradicción en sí mismos y no voy a poner en cuestión esa creencia generalizada porque yo mismo sigo detestando la política, aunque en esta ocasión no es porque me obligue a cambiar de colegio o de amigos, sino por algo mucho más serio. 

Cuando uno ve las cosas desde fuera, los discursos parecen siempre iguales. Si les quitas el dramatismo de quien carga con el sufrimiento resultan predecibles y generan desconfianza. De nada sirve que afirme que “no conozco a nadie más honesto que…”, porque la honestidad se tiene o no se tiene, no creo que existan grados. Eso sí, la vida te pone a prueba en mayor o menor medida dependiendo de tus circunstancias y responsabilidades. Y muy pocos podrán decir que han dado mayores pruebas de integridad que mi padre, aunque él nunca las cuente.

Doy por descontado que si aquel verano de 1982 no hubiera tomado la peor decisión de su vida, ahora no solo no estaría pasando por el martirio actual, sino que económicamente habría vivido con mucha más holgura ejerciendo su puesto de funcionario del Estado por oposición. Incluso podría haber hecho la transición desde la política al sector privado, como han hecho otros muchos, y haberle así puesto un dígito más a sus ingresos anuales. Podría haber aprovechado cientos de fórmulas perfectamente legítimas para incrementar sus ingresos. No solo no lo hizo sino que en ocasiones también condicionó el ejercicio profesional de su mujer y sus hijos. Le he visto hacer extravagancias tales como fotografiar un décimo de lotería y enviarle un mensaje con la foto a su jefe de gabinete no fuera a ser que tocara. Nunca ha sido una persona materialista y es evidente y hasta reconfortante saber que lo suyo era vocacional, aunque eso me hiciera hervir la sangra cada vez que oía aquello de que “todos los políticos son unos mangantes”.

Un coche por década

Desde aquel verano de 1982 mis padres solo han tenido cinco coches, cuatro si tenemos en cuenta que el Seat 124 con el que nos mudamos de Madrid a Sevilla nos lo robaron en la puerta de nuestra casa al poco de llegar. Un coche por década. Al 124 le siguió un Ford Orion, a éste un Lancia Dedra y finalmente un Nissan Primera que lleva unos cuantos años dándoles servicio en compañía de un Fiat Punto para que mi hermano pequeño pueda desplazarse al trabajo que acaba de encontrar tras varios años en el paro. Cuando uno convive tanto tiempo con el mismo vehículo acaba por cogerle cariño, así que pensé que si mi padre nunca había tenido un Mercedes, un BMW o un Audi era por una cuestión sentimental.

Solo bajo esa perspectiva de austeridad pude encontrarle razón a que mis padres no tuvieran una vivienda en propiedad hasta pasados los cuarenta años. Y que no hayan terminado de pagarla hasta casi su edad de jubilación. Pensaba que guardaban un fondo de maniobra para afrontar la vejez. No me di cuenta hasta hace algunos años cuando, en una de mis visitas a Sevilla, topé con el recibo de la nómina de mi padre, que por entonces era Presidente de la Junta de Andalucía. Desde aquel día he discutido mucho con él. Porque una cosa es dar ejemplo y otra muy distinta ser gilipollas. Es cierto que esos datos eran y son accesibles tanto en el BOE como en la web de la Junta (él los hizo públicos), pero si yo, que soy su hijo, no di crédito ante tan escasa retribución para tamaña responsabilidad, dudo mucho que nadie que no conviva con él vaya a creerlo, incluso en el caso poco probable de que se tomase la molestia de consultarlo. Como tampoco darían crédito a que en toda su vida haya sido hombre de una sola y magra cuenta bancaria en la época de los capitales en Suiza y en Panamá. Porque en casa de mis padres los únicos sobres que se abren son los de la correspondencia, que nunca ha traído nada bueno.

Entonces comprendí que la austeridad constituía una realidad autoimpuesta por su sentido de la responsabilidad y de la honorabilidad. Sentí orgullo de mi padre, así como un gran alivio de que en política aún quedase gente con tanta integridad. Tenía argumentos para cuestionar y refutar la frase “los políticos son unos mangantes”.

La peor de las pesadillas 

Hasta que la peor de las pesadillas vino a destrozar la vida de mi familia y nos sumió en el miedo y el insomnio. Al principio confié en los refranes que cité al inicio, esperando que en algún momento el tiempo aflorase la verdad. Mes a mes hemos sufrido las puñaladas de la ¿justicia?, de los medios y de la asquerosa política.

No pretendo hablar de política. Cada cual es muy libre de pensar como quiera y de juzgar como le plazca. Con este desahogo solo pretendo contar cómo es mi padre y que, al menos, mis amigos lo sepáis, porque sé que él no lo va a hacer nunca debido a su orgullo que yo llamo estupidez. 

Quiero que sepáis todos que nadie podrá probar jamás que mi padre se ha apropiado de un solo céntimo de los EREs. Ni él, ni un solo conocido suyo. Que quienes metieron el cazo para hacer uso ilegítimo de ese dinero son una serie de sujetos de la Consejería de Empleo bien identificados sobre los que él no tenía responsabilidad jerárquica. Que toda su acusación se basa en no haber cambiado un procedimiento que él no creó, aun cuando esos sujetos también malversaran dinero público por los procedimientos estipulados. Que ese procedimiento fue aprobado en el Parlamento andaluz por todos los grupos y que, aunque la justicia lo considera ahora ilegal, el Interventor de la Junta, máxima autoridad en la fiscalización de los gastos y cuyos informes se utilizan ahora como prueba acusatoria, ha reiterado que no es ilegal sino inadecuado. Y que, además, ninguno de esos informes fueron de actuación, que es el mecanismo por el que se elevarían al Consejero para que éste tomara medidas.

Todo esto es irrefutable y se basa en hechos y realidades, no en conjeturas como los autos acusatorios. Desde niño he oído que uno es inocente hasta que no se pruebe lo contrario pero la realidad es que durante todos estos largos años de instrucción ha sido mi padre quien ha tenido que probar su inocencia aportando infinidad de pruebas, hechos e informes que, uno tras otro, han sido ignorados por la justicia. La misma justicia que no ha dudado en incriminarle en base a suposiciones, como constatará cualquiera que se tome la molestia de leer los farragosos autos. La misma justicia que se conduce de manera diametralmente opuesta en otros casos conocidos, elevando nuestra desesperación y marchitando todas nuestras esperanzas. ¿Cómo es posible que él sea responsable y tuviera conocimiento del uso que hacían del dinero público funcionarios que no trabajaban en su Consejería, que lo consintiese aun sin beneficiarse de ello y, en cambio, el jefe directo de Bárcenas, que durante años estuvo recibiendo sobres con dinero, no supiera nada de los tejemanejes del tesorero y dirija ahora sus jaurías contra mi padre? Es la sinrazón. Personas que tienen patrimonios que multiplican el suyo lanzan su furia política contra él. La puta política.

A estas alturas de desesperación por ver a mi padre en el mismo saco que otros cuyas fortunas exceden lo que él ganaría en cien vidas, solo me queda hacer esto. Algo que tendría que haber hecho hace ya mucho tiempo. Porque no es verdad que quien calla otorga. El que calla sufre.”

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 5 =