Muchas tiendas de barrio forman parte del recuerdo de la infancia de los españoles, pero no todos han desaparecido. De hecho, mantienen su lucha contra las grandes empresas y retoman posiciones, según el Observatorio Cetelem se está observando en este último año un cambio de tendencia respecto.

De esta manera al margen del producto que quieran comprar, los consumidores prefieren las grandes tiendas (61%) a los comercios tradicionales (39%). A pesar de la gran brecha que existe entre estos dos tipos de comercio, poco a poco se está viendo reducida ya que de un año para otro la diferencia ha descendido 7 puntos.

La cercanía, la amabilidad o la confianza junto con pequeña reactivación de la economía son los principales motivos por los que los comercios del barrio han comenzado a recuperarse. Los encuestados parecen que están volviendo a consumir en este tipo de establecimientos para realizar pequeñas compras.

Por el contrario, el mejor precio, la variedad y hacer toda la compra en el mismo establecimiento es lo que más valoran los consumidores a la hora de adquirir los diferentes productos en las grandes superficies.

Estos datos se ven reflejados en el informe realizado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el Índice de comercio al por menor (ICM) del pasado mes julio. En él, se presentó una variación 4,9% respecto al mismo mes del año anterior, mientras que el índice general registró una variación en el último año del 4,6%, subiendo el consumo en alimentación un 0,5% y un 6,8% en el resto de productos analizados.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × uno =