Sin duda, este libro juega con maestría sobre el tablero de las posibles complicidades (y disensiones) entre narrador y lector. En efecto, el prólogo que antecede a los cuentos advierte del frecuente error de identificar yo narrativo y autor. Así pues, Orejudo ha intentado a lo largo de los años borrarse de la escritura para no caer él mismo en tales confusiones. <<Comencé a preguntarme qué sentido tenía emplear tanto esfuerzo en borrarse de la escritura, y si no sería más natural dejarse ver>>, conque en estos relatos podría decirse que trata de comunicarse con el lector más directamente que en su obra anterior.

Así es como Orejudo comienza a revisar antiguos textos desde su nueva perspectiva de madurez, en la que desea mostrar su voz con mayor transparencia. Y lo sorprendente de este libro es que el autor asiste a la glosa de sus textos por su mismo autor, combinada esta con excelentes reflexiones sobre los puntos de vista que emplearon grandes autores como Antonio de Guevara o Cervantes para sus narraciones, contrastándolos con los que emplearon los lectores se diferentes épocas para juzgarles a ellos. <<De hecho, no son los lectores quienes los leen (los libros), sino más bien al contrario; son los libros los que leen a los lectores, y los textos interpretados los que revelan el pensamiento y las ideas de quienes tratan de explicarlos>>, asegura. En esta jungla de puntos de vista –el lector intuye- se construye la Historia de la Literatura.

Pese a que el libro se adscribiría, según el autor, al género de la paranoia, que define como <<un trastorno que consiste en armar un discurso coherente con elementos que carecen de vínculo real>>, es precisamente la reflexión sobre las relaciones entre literatura y realidad el principal elemento vertebrador de la obra, que cualquier lector interesado en los entresijos del proceso creativo disfrutará.

Asistimos a uno de esos extraños prodigios en los que, como fue habitual en el Siglo de Oro, el autor se reencuentra con sus propios textos y realiza sobre ellos una complicada operación quirúrgica, tratando de extraer la historia intelectual y vital que llevan dentro. Es esta la historia de cómo un autor que comienza su carrera en los años ochenta se dirige de unas lecturas a otras, de un congreso a otro, buscando su estilo y absorbiendo influencias, y también nos abre una sutil ventana a lo más íntimo, a sus más sinceros traumas, esos a los que escritor necesita volver siempre para dar un nuevo giro a su obra. Por todo esto, es indudablemente necesario prestar atención a la forja de una voz como la de Antonio Orejudo este verano.

Antonio Orejudo: Grandes éxitos. Tusquets: 2018. 18,50 €

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anterior11A: Encontrando a Blas Infante
Artículo siguienteRepública VS Monarquía
Licenciado en Filología Hispánica y ha sido lector en la University of Hull (Reino Unido). En el ámbito universitario ha realizado diversas investigaciones, una de las cuales puede consultarse en www.cuento hispanoamericano.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × dos =