Granados ha decidido hablar y no va a librarse ni el apuntador. De momento, en su declaración, ya ha dirigido sus dardos contra la antigua cúpula del PP. Quien fuera mano derecha de Aguirre no ha dudado en señalar el consentimiento de la ex baronesa con esa trama así como la implicación del expresidente madrileño Ignacio González.

Cifuentes puede quedar la peor parada en las declaraciones de Granados

Tampoco se ha librado la actual presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, que incluso puede ser la peor parada. La líder de la Comunidad de Madrid, según Granados, tuvo   “un poder decisorio” en la caja b por una supuesta “relación sentimental” con Ignacio González.

Según su testimonio, en la empresa pública de suelo Arpegio, eje de las prácticas corruptas, colocó como consejero delegado a Eduardo Larraz, por indicación de Aguirre. Larraz está imputado por supuestamente cobrar comisiones de constructores por adjudicaciones de grandes parcelas de suelo en diferentes municipios para vivienda protegida y por las obras del llamado Plan Prisma. En casa de este directivo la Guardia Civil encontró 146 lingotes de oro. Granados ha afirmado también que en Plan Prisma, Aguirre exigió que los fondos dejaran de entregarse al Ayuntamiento y que los trabajos los ejecutara directamente la Comunidad de Madrid para poder obtener rédito político por ellos, apuntan fuentes presentes en el interrogatorio.

Granados se ha detenido en explicar la gestión del Plan Prisma, el plan regional de inversiones y servicios, que también ha sido puesta en cuestión. El exnúmero 2 del PP en Madrid ha asegurado que Aguirre decidió controlar los fondos de esta partida, de modo que las adjudicaciones pasaron a depender directamente de Presidencia de la Comuniad de Madrid. Según su versión, porque Aguirre estaba harta de los alcaldes y de que especialmente los del PSOE no la invitaran a las inauguraciones.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorÍdolos de mi tiempo
Artículo siguiente¿ADSL O ASDL?
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve − 6 =