Atentado en Londres y Estocolmo.

Siria ataca a su población con gas sarín, y Estados Unidos responde con el lanzamiento de 59 misiles Tomahawk desde navíos propios ubicados en el Mar Mediterráneo.

Rusia acusa a Estados Unidos de haber actuado unilateral y desproporcionadamente involucrándose de manera directa en el conflicto sirio.

Y en medio de todo, nosotros, la gente, los ciudadanos, que vemos como cada día vivimos en mundo más inseguro, más violento.

Un viejo proverbio americano dice que ‘no heredamos la tierra de nuestros padres, la tomamos prestada de nuestros hijos’ y sin dudas estamos haciendo estragos con lo que nos apropiamos.

Cada día que pasa la situación empeora, y lamentablemente, pareciera que no tener fin este abismo en el que hemos caído.

Ya no se trata de un líder mesiánico la situación es mucho más compleja.

Hoy todos estamos en peligro. O por adoración de un dios financiero o por adoración de un dios religioso, todos estamos al arbitrio de fundamentalistas que buscan imponer por la fuerza su ideología.

Los terroristas, tanto los no gubernamentales como los gubernamentales, están ganando la batalla. Ya no podemos estar seguros.

Y por si fuera poco, hay quienes se enorgullecen de ser cómplices de los terroristas. Días Atrás José María Aznar declaraba que ‘Nunca he tenido mejor foto que la de las Azores’, que fue cuando junto a Bush, Blair y el anfitirión Durão Barroso decidieron el 16 de marzo de 2003, la invasión de Irak fundamentada en la existencia de armas químicas inexistentes. La cuestión es que como canta Agarrate Catalina, ‘desde lejos el petróleo se parece mucho a las armas de destrucción masiva’.

Mienten y matan, y se enorgullecen de ello.

Quien se retractó fue Blair, que aún con demoras, reconoció que ‘Quiero pedir perdón por los erróneos datos de inteligencia que recibimos. También quiero pedir perdón, por cierto, por algunos errores en la planificación y, desde luego, por nuestro fallo de comprensión al anticipar lo que sucedería con la eliminación del régimen de Husein’, y licuando su responsabilidad afirma que ‘Cuando pienso en este crimen que llaman, en la eliminación de Sadam, cuando hemos visto cómo se ha desarollado el conflicto en Siria, en el que han muerto cientos de miles de personas… Occidente debe responsabilizarse de lo que ha sucedido. No hemos movido un dedo’.

Por eso tenemos que actuar nosotros. Los ciudadanos. Por eso son inaceptables las palabras de Aznar. Por eso es inaceptable Aznar.

Y gracias, pero paso… dice Usted señor Aznar que ‘por el interés de España, iría a las Azores y a la Patagonia’. No es necesario que venga a la Patagonia, mejor quédese en casa.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − 7 =