El consejero de la Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática, Manuel Jiménez Barrios, ha confirmado que la Administración andaluza “pilotará” una quinta búsqueda de los restos de Federico García Lorca, después de las iniciativas presentadas por los familiares de asesinados junto al poeta granadino y el sindicato CGT de Andalucía a la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta, con nuevos testimonios y pruebas que podrían determinar que los restos óseos del poeta, asesinado por los fascistas a comienzos de la guerra civil española, se encuentran posiblemente en un saco trasladado a un lugar indeterminado de la fuente del parque de Alfacar (Granada), emplazamiento donde hasta ahora se ha buscado infructuosamente en varias ocasiones.

Dirigentes políticos de Granada en los 80 confirman que se trasladaron restos ilegalmente durante la construcción del parque de Alfacar

En declaraciones a la Cadena Ser, el consejero andaluz ha puesto en duda la veracidad del testimonio de quien fuera vicepresidente de la Diputación Provincial de Granada en los años ochenta Antonio Ernesto Molina Linares, quien recientemente aseguró que en 1986 se encontraron restos humanos junto a un conocido olivo ubicado en el lugar cuando se levantó el muro de lo que hoy es el parque de Alfacar. Estos restos fueron introducidos en un saco sin control legal alguno y enterrados de nuevo en otro lugar controlado del parque.

El sindicato CGT-A, uno de los impulsores de la nueva búsqueda, la ha solicitado recientemente de forma oficial a la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta. Este sindicato quiere que este organismo de la Junta impulse la búsqueda del banderillero anarquista Joaquín Arcollas, que se cree enterrado junto a Federico García Lorca, Dióscoro Galindo y Francisco Galadí.

El grupo de trabajo Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía, de CGT Andalucía, apunta que la teoría del traslado de los restos en un saco a otro lugar durante la construcción del citado parque en los ochenta “se lleva asegurando desde hace casi dos lustros”, y hace referencia a varios testimonios que así lo refrendan, como el del entonces vicepresidente de la Diputación de Granada, Ernesto Molina, y también del ex alcalde de Cogollos Vega Manuel Valdivia Gómez.

Arcollas no tiene familia biológica conocida y el sindicato CGT se considera “heredero ideológico” del banderillero, ya que así se aceptó en el año 2009, cuando pudo personarse en el caso durante la primera búsqueda en Alfacar de los restos de quienes acompañaron en sus últimos momentos al poeta universal antes de ser fusilados al alba, una búsqueda que culminó sin éxito, así como otras tres realizadas posteriormente.

El consejero Jiménez Barrios subrayó recientemente en sede parlamentaria que la Junta está abierta a realizar una investigación en esta materia anteponiendo el “rigor” y siguiendo los protocolos que establece la ley. De hecho, una comisión técnica de expertos será la que finalmente dé luz verde a la nueva búsqueda en los próximos días.

La Asociación Granadina Verdad, Justicia y Reparación solicita también a la Junta que organice una cata arqueológica en este parque para comprobar si existe el citado saco con restos óseos “enterrado ilegalmente en el subsuelo”, como señalan estos testimonios, con el objetivo de comprobar si finalmente pertenecen al poeta o a alguno de sus acompañantes aquel fatídico 18 de agosto de 1936.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − trece =