La presidenta andaluza, este jueves durante una visita a un colegio público de Archidona (Málaga).

La Consejería de Educación de la Junta de Andalucía avala que los niños ingieran más cantidad de comida que las niñas en los comedores escolares públicos, casi 2.000 en su totalidad, 1.300 de ellos gestionados a través de la Agencia Pública Andaluza de Educación mediante licitaciones públicas. Así se recoge en el último Plan de Evaluación de la Oferta Alimentaria en Centros Escolares de Andalucía (Plan Evacole), rubricado en agosto pasado por la directora general de Salud Pública de la Junta, Remedios Martel, que se remite a un estudio de 2005 del Institute of the Medicine of the National Academies (Food and Nutrition Board) que distingue raciones más pequeñas para las niñas que para los niños en todos los tramos de edad comprendidos entre los 3 y los 18 años.

La Junta respalda el reparto sexista basado en un estudio estadounidense del Institute of Medicine de 2005

Diario16 ha tenido acceso a una tabla interna de la multinacional Aramark, que gestiona casi medio millar de comedores escolares públicos de Andalucía, un 25% del total, a través de la cual los cocineros que sirven los menús a los escolares en los comedores siguen exhaustivamente estas indicaciones de la propia Administración autonómica.

Todos los menús que oferta a los escolares esta empresa concesionaria del servicio hacen distinciones entre sexos en todos los tramos de edad, pese a que nutricionistas consultados por este diario niegan que existan motivos científicos para tal discriminación por sexos en las raciones que se sirven en los comedores escolares, sobre todo teniendo en cuenta que prácticamente la totalidad de los menús escolares en Andalucía se cocinan a gran escala y mediante el sistema de cocina en frío, que no llega a la mesa de los alumnos hasta varios días después de elaborada.

El conocido dietista-nutricionista Juan Revenga asegura, a través de la red social Twitter, que “esa manía cuantificadora es una memez a la hora de llevarla a la práctica”. Añade que “dar a un niño 127 gramos de macarrones y a una niña 120 gramos es absurdo. ¿Todos los niños y todas las niñas son iguales? ¿están en el mismo proceso de desarrollo? ¿hacen el mismo ejercicio? Etc.”.

También Aragón atiende el documento del Consejo Interterritorial de Salud en 2010 que discrimina por sexos los menús escolares

La tabla que aporta el citado Plan Evacole de la Consejería de Educación aprueba un total de 575 calorías para el almuerzo de ellas y 610 para el de ellos en el tramo de edad comprendido entre 3 y 8 años. Lo mismo sucede con los siguientes sectores de edad. Así, los niños varones de entre 9 y 13 años deben consumir un menú de 798 kilocalorías durante el almuerzo y las niñas sólo 725.

La asociación Comedores-Escuelas de Calor, que ha iniciado una campaña de recogida de firmas a favor de la gestión directa de los comedores escolares en Andalucía, ha presentado una queja tanto al Defensor del Pueblo Andaluz como al Defensor del Menor por lo que considera un trato sexista sin fundamento al colectivo escolar mientras el Gobierno de Susana Díaz guarda silencio al respecto.

Este diario se ha puesto en contacto con la Consejería de Educación para conocer sus explicaciones a este tratamiento distintivo por sexos en los menús escolares y aún no ha recibido respuesta.

Desde la oposición, tanto la líder de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, como el coordinador regional de IU, Antonio Maíllo, han criticado este trato sexista a los alumnos andaluces en el sistema público de educación.

También en la comunidad de Aragón se sigue este mismo criterio sexista a la hora del reparto de menús escolares, ya que se atiende lo firmado en el Documento de Consenso sobre la Alimentación en los Centros Educativos aprobado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud del 21 de julio de 2010, basado en el mismo estudio Food and Nutrition Board de 2005.

Tabla del Plan Evacole de la Junta donde se discriminan por sexos las raciones.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Posiblemente sea cierto que en promedio un niño consuma más alimento que una niña…
    … pero eso no justifica que se trate a todos según el promedio.
    Habrá niños para los que suponga un castigo comer más de lo que les pide el cuerpo y niñas a las que dejen hambrientas por lo contrario.
    Porque los promedios no hacen Ley en Ciencia sin atender al margen de dispersión de los datos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis + 13 =