El Gobierno ha iniciado el procedimiento para modificar el régimen de los aforamientos en la Constitución y ya los corruptos no podrán esconderse tras esta figura que da privilegios a políticos y jefe de Estado. Sin embargo, no se ha atrevido a incluir al Rey.

No ha podido Podemos salirse con la suya. El Gobierno derivará el asunto al Consejo de Estado, al que le ha encargado el diseño del cambio constitucional en virtud de los objetivos marcados por el Ejecutivo de nchez. Estos son, en un plano general, reducir el alcance de aforamientos políticos en España y asimilarlo al de la mayoría de los países europeos. En un plano más concreto, se busca limitar la reforma a los aforamientos de los parlamentarios (diputados y senadores) y a los miembros del Gobierno.

De esta forma, quedan fuera de esa reforma el resto de aforados existentes (políticos regionales, miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, familiares del Rey…) y admiten que el plan se dilatará y que los 60 días que puso como previsión Sánchez empezarán a contar cuando la reforma recale en el Congreso. En cambio, sí se eliminará el aforamiento para casos de corrupción y no se opondrá a que sea refrendada por los ciudadanos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

3 Comentarios

  1. Si tienes sangre azul, eres hijo de….., y eres un sinvergüenza, pues no pasa nada, entre dentro de tus atribuciones. VERGONZOSO este estado está descompuesto. Asi no hsy forma humana de hacer un pais verdaderamente democrático, aquello de Lo dejo atado y.bien atado, cada dia que pasa se muestra más y más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + trece =