Zoido en una concentración contra la violencia de género organizada por Mujeres en Igualdad en 2015

El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha ordenado hoy destituir al comisario A.J.R.S., condenado en firme por el Tribunal Supremo y por la Audiencia de Guipúzcoa como autor de un delito de acoso sexual.  Sin embargo, lideraba la Brigada Regional de Policía Judicial de Aragón.

Juan Ignacio Zoido fue el ministro que le dio este destino al comisario condenado, según informa Público, durante el Gobierno de Rajoy. Fuentes ministeriales reconocen a Diario16 que se han tomado medidas según han tenido conocimiento de estos hechos.

El comisario dirigía a la Brigada de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Aragón, en la cual se integra la UFAM (Unidad de Familia y Mujer), que lucha en contra de la violencia machista. Ahora, será trasladado a otra unidad en Zaragoza, al considerar que este antecedente, a pesar de haber cumplido la condena, lo sitúa como no idóneo para el puesto.

Sentencia

El comisario, entre finales de los años noventa y principios de los 2000, estaba destinado como inspector jefe en Guipúzcoa, donde dirigía la unidad de antidisturbios. Allí, según explica la sentencia de la Audiencia de Guipúzcoa ratificada por el Supremo, “empezó a requerir (…) para que mantuviera relaciones sexuales” con él a una agente “desde el momento de su incorporación” a la unidad, a principios de 1999.

 

El hombre le decía que él había hecho trámites para que ella pudiera incorporarse a la unidad. Le ofrecía dietas, permisos y facilidades para ascender si aceptaba mantener relaciones sexuales con él y, en caso de que no lo hiciera, la amenazaba con convertirla “en su enemiga, con lo que eso suponía en la relación jefe-subordinado”.

El condenado, sin embargo, seguirá ejerciendo como comisario en otro destino

La mujer se negó y acabó sufriendo un trastorno de ansiedad crónico y uno de hipoactividad e hiperactividad como consecuencia de los “comentarios de carácter vejatorio en relación a la anatomía de la misma y su menstruación” que el comisario hacía incluso delante de terceras personas. El hombre también le dio una cachetada en el culo durante una comida de la unidad.

A pesar de las peticiones de inhabilitación, la Audiencia sólo le impuso en junio del 2003 una multa de 1.080 euros y la obligación de indemnizar con 3.000 euros a la agente, sin inhabilitarlo para trabajar como policía. El caso llegó al Supremo, que ratificó la sentencia y derivó en un expediente disciplinario para el inspector jefe. Este expediente y los antecedentes no impidieron que el comisario fuera ascendido por Zoido 18 años después del caso de acoso.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 + dos =