Ni el Gobierno ni el Vaticano encuentran forma de impedir que los restos del dictador Franco vayan a la Almudena, al tratarse de una cripta privada de la familia. Sin embargo, el Ejecutivo de Sánchez no se rinde, según informa El País y han confirmado fuentes de Ferraz a Diario16.

La vicepresidenta Carmen Calvo tratará el tema con Roma directamente

Así las cosas, el Gobierno pedirá ayuda al Vaticano para evitarlo. La vicepresidenta Carmen Calvo tiene previsto una reunión en Roma con el número dos del Papa Francisco y en la agenda está previsto tratar el asunto de los restos de Franco.

El Consejo de Ministros aprobó un decreto ley para la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos, según ha confirmado la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo en rueda de prensa desde la Moncloa.

Carmen Calvo ha comenzado su intervención hablando de dialogo sobre la modificación de la Ley de Memoria Histórica, “vamos a tener la posibilidad de hablar de muchas cuestiones que quedan por mejorar, redefinir y plantear con todos los grupos de la Cámara. El objetivo es mejorar la ley de 2007 para mejorar la democracia española”.

El Ejecutivo estaba muy satisfecho porque en julio logró claramente ponerla de su parte. Hubo dos reuniones clave. Una del presidente, Pedro Sánchez, con el jefe de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez. Y otra más discreta del subsecretario de Vicepresidencia, Antonio Hidalgo, y el secretario general de Presidencia, Félix Bolaños, con el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, cercano al papa Francisco. Después de celebrarlas, el Ejecutivo tenía muy claro que la Iglesia, responsable última de la basílica donde está enterrado el dictador, no se opondría a la exhumación. En agosto el arzobispado aseguró públicamente que la aceptaría. Todo fue incluso más fácil de lo esperado.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorVolando iba
Artículo siguienteEl Correo de Andalucía sigue vivo
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + diecinueve =