Foto: Agustín Millán.

El Consejo de Ministros aprobará previsiblemente la extra de las pensiones con el crédito extraordinario, por importe de 7.000 millones del préstamo de Hacienda.

En total se autorizará el abono de la paga extraordinaria de verano a 8,5 millones de pensionistas. La Tesorería de la Seguridad Social ordenará el pago de los 9.000 millones para abonar la nómina mensual de las pensiones, y otros 9.000 millones de la paga extra de verano.

Una vez aprobada está autorización, el Gobierno pondrá a disposición de la Seguridad Social de algo más de 7.000 millones de euros del crédito adicional de casi 10.200 millones incluido en los Presupuestos Generales del Estado de 2017, que están prorrogados en la actualidad. La recaudación de cotizaciones del mes de junio ha supere los 10.000 millones de euros, pero no serán suficientes para financiar los 18.000 millones que costarán las dos nóminas estivales.

Está vez el Ejecutivo no dispondrá de dinero del fondo de reserva de las pensiones, en el que ya solo quedan de 8.000 millones de euros (el 0,73% del PIB), le valdrá con el dinero del crédito extraordinario. En 2011 cuando gobernaba el anterior Gobierno socialista, esta hucha rozó los 67.000 millones de euros.

Desde entonces, con Rajoy al mando y Báñez de ministra ejecutora, se ha utilizado está hucha para costear las pagas extra de verano y Navidad de los pensionistas. Gracias a la reforma laboral del 2012 y el desplome de las cotizaciones, por los bajos salarios y el empleo precario, se desplomó lo recaudado de la Seguridad Social, y se arraso con casi la totalidad de la hucha de las pensiones.

La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, fue muy explícita el pasado martes, tras reunirse con los agentes sociales: “hay un problema de ingresos en el sistema de pensiones”, y ha apostado por revisar las bonificaciones y tarifas planas, para acabar con este tipo de gastos que lastran a la Seguridad Social. Ha apuntado a la necesidad de “reordenar y racionalizar los gastos del sistema”.

Para abonar la extra de Navidad del próximo mes de diciembre, el Gobierno debe acometer los cambios normativos comprometidos con la ministra que incrementen de manera inmediata la recaudación de la Seguridad Social, para dejar de utilizar el fondo de reserva para las pensiones de forma definitiva.

En este sentido, la ministra de Trabajo y Seguridad Social ha sido muy rotunda: “las cotizaciones solo deben costear las pensiones contributivas”, y el aumento de ingresos “debe venir por la vía de los impuestos”.

Los Presupuestos Generales del Estado para 2018 preveían la disposición de 3.826 millones de euros del fondo de reserva. Esta cantidad se sumaría al préstamo del Tesoro a la Seguridad Social de hasta 15.164 millones incluido en el Presupuesto para este mismo concepto. Si bien de este crédito habría que restar los 7.000 millones que previsiblemente utilizarán para la extra de verano.

El departamento que dirige Valerio, deberá pagar en los próximos meses el incremento de las pensiones, aprobado a principios de año al 1,6%, incluido en los Presupuestos pendientes de aprobación, y con efectos retroactivos desde enero.

Valerio ha planteado varias posibilidades para incrementar los ingresos fiscales y completar la financiación de las pensiones: la creación de dos impuestos, uno a la banca y otro a las transacciones financieras, como propuso el PSOE. También ha propuesto una tasa tecnológica a las grandes empresas digitales.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres − tres =