SOS Méditerranée y Médicos Sin Fronteras se muestran tremendamente  impactados por el anuncio de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), que ha declarado haberse visto obligada a revocar el registro del Aquarius debido a la brutal presión económica y política a la que les estaba sometiendo el Gobierno italiano.

Este anuncio condena a cientos de hombres, mujeres y niños que buscan desesperadamente un lugar seguro en el que refugiarse, a morir ahogados en el Mediterráneo. Asesta además un duro golpe a la misión humanitaria del Aquarius, el único barco de búsqueda y rescate no gubernamental que sigue tratando de salvar vidas a día de hoy en el Mediterráneo central.

Ambas organizaciones exigen a los Gobiernos europeos que permitan al Aquarius seguir adelante con su misión, dejando claro a las autoridades panameñas que las acusaciones hechas por el Gobierno italiano no tienen fundamento, o que inmediatamente emitan una nueva bandera bajo la cual el barco pueda navegar.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + dos =