El Gobierno sigue adelante con sus planes para la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos, aunque, tal y como reconoció ayer el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este traslado no se producirá hasta el próximo año.

El último Consejo de Ministros ha aprobado los primeros trámites administrativos para evitar que los restos del dictador acabe en la Catedral de la Almudena. Para ellos ha ordenado la continuación del procedimiento administrativo para la exhumación, por lo que se intuye que se han rechazado las alegaciones presentadas por la propia familia Franco.

El procedimiento de exhumación entra ahora en una fase técnica: la ministra de Justicia. Dolores Delgado tiene que remitir al ayuntamiento de San Lorenzo del Escorial, el proyecto técnico para exhumar a Franco y solicitar a la Comunidad de Madrid un informe “que no es vinculante sobre sanidad mortuoria”. La Comunidad tienes un mes de plazo máximo para responder, principios del mes próximo.

La ministra portavoz ha señalado que “esta fase deberá ser completada en un mes”, ha remarcado Celaá quien ha hecho hincapié en que, dentro del objetivo del Gobierno para que el proceso de exhumación sea “muy garantista, se dará de nuevo diez días de plazo a las partes afectadas para la presentación de alegaciones, trámite a partir del cual se concluirá finalmente el procedimiento”.

 

Los plazos

La ministra portavoz, Isabel Celaá, ha anunciado en la rueda de prensa del Consejo de Ministros que “2019 arrancará sin un dictador en el Valle de los Caídos” y ha dado a señalado que el Gobierno “maneja otras opciones para evitar que Franco pueda ser enterrado en La Almudena”.  Se reformará la Ley de Memoria Histórica, cuya tramitación en el Congreso puede demorarse meses. “El Gobierno de España no va a permitir que un dictador siga ocupando un lugar público donde se preste al enaltecimiento. Por tanto, habilitaremos los procedimientos y recursos que estime oportunos para evitarlo”, ha aseverado Celaá.

La familia Franco defiende en su intención de “no aceptar ninguna alternativa que no sea la tumba de su propiedad” en la cripta de La Almudena. Los siete nietos, que están personados en el procedimiento, se mantienen unidos y no aceptan otra opción.

La posibilidad de llevar a Franco al cementerio de El Pardo, donde reposa su mujer en una tumba de Patrimonio Nacional, está descartada, según han insistido los familiares., que se oponen radicalmente a la exhumación.

Todo se verá, pero al final ganará la democracia y el sentido común, ante la familia de un dictador.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

trece − trece =