Las elevadas temperaturas de estos días, que se prolongarán en Andalucía durante esta semana al menos, no han sido tenidas en cuenta en ningún momento por la Consejería de Educación para evitar que los centros educativos públicos de la comunidad, más de 6.000 y los únicos sin sistemas de refrigeración adecuados, sufran en el interior de sus aulas temperaturas por encima de los 27 grados centígrados que estipula la legislación vigente como temperatura límite para la realización de trabajos sedentarios propios de oficinas o similares.

En junio de 2017, cuando las Ampas de unos 200 centros educativos públicos andaluces se agruparon bajo la asociación Escuelas de Calor para denunciar las nulas condiciones climáticas de los centros de enseñanza de la comunidad, el Gobierno de Susana Díaz reaccionó con el anuncio de la puesta en marcha de un supuesto plan de climatización, que a día de hoy apenas ha cubierto –con la instalación de ventiladores y aparatos de aire acondicionado– las necesidades del 3% del total de colegios, unas 150 actuaciones en total hasta ahora. “Un parcheo indecente”, según aseguran desde las citadas Ampas.

Aquellos días de fin del curso escolar 2016-2017, la Consejería de Educación sorprendió a toda la comunidad educativa con el anuncio de flexibilizar los horarios y dejar en manos de los propios progenitores la decisión última de llevar o no a clase a los alumnos para evitar tener que soportar temperaturas al margen de lo legalmente estipulado. Estos días de inicio del curso 2018-2019, ya en otoño, con idéntico problema de temperaturas extremas, la Consejería de Educación ha guardado absoluto mutismo y ni siquiera ha dado esta opción a los padres y madres de los alumnos.

Desde hace ocho meses, el Parlamento de Andalucía no tramita el proyecto aprobado con el único voto en contra del PSOE

Mientras tanto, desde hace ocho meses que se aprobó de forma mayoritaria en el Parlamento de Andalucía un proyecto de ley de bioclimatización de los colegios a propuesta de Podemos, con el único voto en contra del PSOE, la normativa sigue empantanada por el interés de Ciudadanos y Partido Popular de incluir a los centros privados concertados entre los beneficiados del proyecto. Además, y pese a la prioridad que requieren los centros escolares de tener una climatización adecuada por el bien de los alumnos, Ciudadanos se opuso en junio a tramitar por la vía de urgencia el proyecto, dando así cobertura a su entonces socio de gobierno, el PSOE de Susana Díaz.

El próximo domingo 30 de septiembre, Escuelas de Calor ha convocado una concentración en la Plaza Nueva de Sevilla (11 horas) para reclamar la tramitación definitiva de este proyecto de ley que permitiría acometer de forma integral esta necesidad estructural del sistema educativo público andaluz, que evitaría casos como el denunciado por el sindicato CGT, que apunta que una profesora tuvo que ser atendida por servicios sanitarios en el IES Nicolás Copérnico de Écija (Sevilla) para atenderla tras sufrir un golpe de calor en clase.

En octubre del pasado año, cuando el problema de la ausencia de climatización de los colegios andaluces ya era una realidad pública gracias a la iniciativa ciudadana de estas madres y padres, la Consejería de Educación aseguraba que “en Andalucía se cuenta con el Plan andaluz de prevención de las temperaturas excesivas sobre la salud, en el que se proporcionan medidas destinadas a garantizar la seguridad de la ciudadanía en situaciones de calor excepcional”. Este supuesto plan del departamento dirigido por Sonia Gaya brilla por su ausencia, teniendo en cuenta las denuncias de numerosos colegios, que han publicado profusamente en las redes sociales fotos con termómetros indicando temperaturas por encima de los 30 grados centígrados en el interior de las aulas educativas.

Desde la Consejería de Educación se asegura que trabajan “de manera continua en la mejora de la calidad y la eficiencia de los edificios de uso educativo y de sus instalaciones y equipamientos”. Y añade que, tras los episodios de calor extremo vividos durante el pasado verano, “se han reforzado algunas de las medidas que ya se estaban aplicando y se han planteado otras nuevas para dar una respuesta más ágil y eficaz ante este tipo de situaciones”. Son los “parcheos indecentes” de los que hablan las Ampas de Escuelas de Calor, verdaderas impulsoras de esta iniciativa, ahora en vía muerta en el Parlamento andaluz.

La portavoz de Podemos en la Cámara autonómica, Teresa Rodríguez, ha adelantado que su grupo solicitará que el próximo pleno parlamentario, que se celebrará el miércoles 26, no se pongan en marcha los sistemas de refrigeración del Hospital de las Cinco Llagas, sede del Parlamento regional, en solidaridad con los miles y miles de alumnos de Andalucía que soportan temperaturas extremas sin que su clase política haya hecho nada durante 40 años de democracia para evitarlo, ya que los colegios son los únicos centros públicos que no tienen sistemas de climatización.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + diecinueve =