El Atlético de Madrid tendrá que cumplir la sanción impuesta por la FIFA que le impedirá inscribir jugadores durante el mercado estival, sin embargo, el club madrileño afronta la situación tratando de evitar las incomodidades colaterales que genera dicha sanción. Los impedimentos que tiene el Atlético no son solo los de no poder inscribir jugadores, sino que van más allá, condicionados por la decisión tomada por el TAS la pasada semana.

  • La primera de ellas, es la de esquivar el hecho de que la UEFA limita hasta tres el número de jugadores que pueden inscribirse en la Champions League durante el mercado invernal, siempre que sus clubes de origen participen. Podrá hacerlo, sin embargo, con jugadores que procedan de clubes que no participen en competición europea.
  • La segunda, que la lista de invierno para las eliminatorias europeas está limitada a 25 jugadores, (la de verano es de 35 y se da poco antes de comenzar la competición). Eso implica obligar al Atlético a tener esos espacios libres en la plantilla de antemano, incomodando a los jugadores que las ocupen hasta entonces y, por tanto, forzando la estabilidad de la plantilla.
  • La tercera, que el Atlético no puede fichar pensando en enero con la misma libertad que el resto de los equipos durante el verano. Saber que fichar por el cuadro rojiblanco supone estar un mínimo de cinco meses sin jugar condiciona, y mucho, el fichaje de jugadores de primer nivel, y mucho más en un año que termina con la celebración del Mundial de Rusia.
  • La cuarta, que cada jugador podrá participar en un máximo de dos equipos en una misma temporada, y no en tres. Las incorporaciones que haga el Atlético tendrá que cerrarlas pensando en ello, no puede fichar y ceder, ya que para ceder primero ha de inscribir al jugador, lo que, precisamente, no puede acometer.
  • La quinta, y seguramente la más injusta, que el Atlético B, recién ascendido a la Segunda División B, tampoco podrá inscribir nuevos jugadores, al estar en una categoría profesional. Eso impedirá algún que otro fichaje de futuro, e incluso que el club lo utilice como puente para reforzar el primer equipo en invierno.

A pesar de todo, el Atlético de Madrid ha encontrado la fórmula para asegurar sus movimientos este mismo verano, aunque lo cierto es que supone un paso atrás en sus aspiraciones de autogestión. La fórmula empleada en el pasado por Miguel Ángel Gil Marín fue la de crecer apoyándose en fondos de inversión, lo que obligaba al club a vender a sus mejores jugadores cada temporada para ganar dinero. Poco a poco, el Atlético fue ganando autonomía propia, hasta el punto de estar saneado económicamente y mantener a sus jugadores sin la ayuda de terceros. Ahora, sin embargo, tendrá que volver a confiar en aquella fórmula para reforzarse de cara a esta próxima campaña.

La solución a la que acudirá el Atlético es la de contar con Gestifute, empresa de gestión de jugadores liderada por Jorge Mendes, para poder acometer fichajes. En los casos de los canarios Sandro y Vitolo, podrían jugar perfectamente en Las Palmas hasta el mercado invernal, en el que se incorporarían la disciplina de Simeone. El fichaje de los futbolistas los llevaría a cabo Gesfifute, cediéndolos en el equipo insular hasta que el Atlético pudiera inscribirlos. También cabe la posibilidad de que Sandro continúe en Málaga hasta diciembre, aunque esa opción sería la más sencilla, la misma que pasaría en el caso de que el conjunto madrileño acometiera el fichaje del bético Ceballos. En el caso de Diego Costa pasaría otro tanto de lo mismo, Gestifute está buscándole un equipo para que juegue hasta regresar al Atlético en enero.

Casos muy distintos son los del francés Lacazette y el brasileño Fabinho, jugadores apalabrados con el Atlético desde hace varios meses y que todavía no han encontrado la fórmula para vestirse de rojiblanco. En el caso del galo, Jean-Michel Aulas, director ejecutivo del Olympique de Lyon, ha dejado claro que no seguirá en el equipo si ficha por otro club, y en el caso de Fabinho ocurre lo mismo, el Mónaco necesita liquidez y pretende hacer caja cuanto antes, por lo que está forzando al jugador a fichar por un club este mismo verano. Esto deja a ambos jugadores en una posición complicada, ya que se encuentran ante la decisión de jugar en un equipo importante desde el comienzo de la competición, o decidirse a fichar por el Atlético sin poder jugar hasta enero, poniendo en entredicho su participación en el próximo Mundial.

La fórmula está ahí, y los dirigentes rojiblancos ya están manos a la obra, confeccionando el que será el Atlético de Madrid 2017-18, el primero que tendrá el honor de jugar en el Metropolitano. Aunque los aficionados han de tenerlo claro, que Gestifute ayude al Atlético a fichar esta temporada supondrá que al final de la misma algunos de los jugadores más queridos tendrán que coger las maletas hacia destinos que no desean. Los jugadores son el producto, ellos son una empresa, y el objetivo es hacer dinero con el que tener contentos a sus accionistas. Que no les pille de sorpresa después.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Estoy de acuerdo en todo el artículo, excepto el final: El Atlético utiliza a Gestifute para q éste adelante el dinero de Vitolo y Costa y los saque de sus respectivos equipos. Si en Enero el Atlético paga a Gestifute el importe de los dos fichajes más unos intereses q pacte, no entiendo qué derecho tiene a posteriori Gestifute sobre ningún otro jugador para sacarlo del Atlético. El beneficio de Gestifute es Y ACABA en el plus de dinero q saque al Atlético cuando éste vaya en Enero a comprar a Costa y Vitolo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho + 17 =