Como socialistas, hemos estado detrás de los mayores avances sociales de nuestro país y siempre se nos ha pedido siempre que seamos valientes, como partido de progreso y transformador de la sociedad.

Estos avances sociales también han supuesto un cambio profundo en las vidas de las personas LGTBI y hoy podemos mirar de igual a igual al resto de la ciudadanía al ver nuestros derechos por fin reconocidos.

Hoy echo la vista atrás y me vienen recuerdos como hombre casado y padre adoptivo, o me vienen a la cabeza otras historias de amigos y amigas. Poco a poco hemos construido nuestro propio pasado dentro de la normalidad que confieren esos avances que debemos a la lucha social de los y las activistas y de las asociaciones LGTBI, siendo asumidos por el Gobierno de Rodríguez Zapatero.

Aún así no nos debemos conformar. A las personas LGTBI se nos ponen obstáculos, muchas veces invisibles, que debemos afrontar en nuestro día a día. Muchos de nosotros y nosotras sufrimos doble discriminación: las mujeres, con un machismo feroz y en auge; las personas con diversidad funcional, con las barreras físicas y de todo tipo que les imponen; las personas cuyo color de piel o procedencia no corresponde con la mayoría, un racismo una xenofobia inmensos resurgidos con más fuerza en esta Europa cada día más polarizada.

Las personas LGTBI sufrimos el paro, la precariedad, nos preocupa el estado de nuestro país, también el medio ambiente, nuestros mayores, la educación, también los grandes retos actuales como la trasformación digital o tecnológica. Queremos participar en los debates que están surgiendo desde el partido y para la sociedad desde nuestros principios que son la igualdad, libertad y solidaridad para profundizar en nuestra democracia. Queremos una Constitución que reconozca nuestros derechos y libertades como cortafuego a futuros gobiernos retrógrados.

También nos preocupa Europa y las noticias que nos llegan de campos de concentración en países donde las personas LGTBI son tratatadas como objetivos a liquidar. Por eso hay que trabajar con nuestras compañeras y compañeros europeos, liderando la defensa de los Derechos Humanos desde España.

Llega el momento de ser valientes de nuevo y sólo lo podemos hacer desde la coherencia frente a la derecha que tanto dolor ha causado a tantas y tantas personas estos últimos años. A esa derecha de los casos de corrupción, de la reforma laboral, del no al matrimonio igualitario. La derecha que nos mira con recelo aunque se haga lavados de cara.

Necesitamos un partido fuerte frente a la derecha, un partido que recupere a tantos y tantas simpatizantes y votantes a quienes hemos decepcionado y a los sectores sociales que en el pasado confiaron en nuestra palabra.

Es por eso que dentro de unos días daré un SÍ a Pedro Sánchez y votaré por él en las primarias del Partido Socialista Obrero Español. Para recuperar el PSOE valiente e ilusionante de mi padre y de mi madre, para dejarles una sociedad mejor a mi hija y a mi hijo.

 

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Pedro bale mucho pero mucho k pena k los viejos buitres y leones del PSOE no se marchen del partido son unos traidores Pedro sin eyos bale muchísimo mas Pedro unete a Pablo susana no gusta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 1 =