El Partido Socialista en sus cerca de 138 años de existencia, ha pasado por muchas vicisitudes y graves problemas con dramas incluidos y siempre se ha sabido reponer y encontrar nuevos cauces para continuar reivindicando y luchando por lograr una sociedad más democrática y justa, que tuviera en cuenta sobre todo a los más humildes y desfavorecidos.

Desde su fundación por Pablo Iglesias Posse el 02 de mayo de 1879, tuvo que atravesar un largo y tortuoso camino de incomprensión y rechazo, incluso por los que pretendía representar, como ocurrió con la clase trabajadora, hasta conseguir su confianza, arraigo, consolidación y poco a poco expansión.

Los momentos más difíciles y dramáticos sin duda, fueron los vividos durante la mal llamada Guerra Civil (en realidad tendría que llamarse Guerra de España, porque en contra del gobierno de la II República legalmente establecido, se enfrentó dos potencias extranjeras, Alemania e Italia que contaban con sendos gobiernos fascistas). Arriesgaron y perdieron su vida, fueron represaliados o tuvieron que exiliarse muchos miles de socialistas. En esa etapa convulsa y dramática, por su complejidad y excepcionalidad se produjeron discrepancias y enfrentamientos dentro del seno del gobierno e incluso entre miembros destacados del propio PSOE que minaban su fortaleza. Se llegaron a extender esos enfrentamientos hasta después de haber finalizado la guerra, como fue la marginación y la injusta expulsión del Partido a la que fue sometido en el año 1946, Juan Negrín y otros 35 destacados compañeros.

Esa arbitraria medida el PSOE la corrigió el 05 de junio de 2008 durante el 37 Congreso Federal, cuando por aclamación se decidió restituirles el carnet del Partido en acto celebrado el 24 de octubre de 2009 en la sede de Ferraz, recogiendo sus familiares más cercanos el carnet. El Partido Socialista ha podido superar y sobreponerse a todas esas crisis traumáticas.

Ya en la etapa más moderna, se han superado conflictos internos que resintieron el normal desarrollo del PSOE, como fue la situación que vivimos debido al Congreso de Suresnes de 1974, en el que se produjo el lamentable enfrentamiento entre los compañeros históricos “llopistas” y los “renovadores”, que mediante su triunfo se hicieron cargo del Partido, produciéndose el abandono del mismo del antiguo secretario general Rodolfo Llopis y de la gran mayoría de sus seguidores.

Hasta llegar a la actualidad hemos pasado otras crisis, siendo de las más importantes la ocurrida en el XXVIII Congreso Federal de mayo de 1979, cuando se rechazó la pretensión de Felipe González de abandonar el marxismo, lo que forzó su dimisión y elección de una gestora, hasta su regreso en el congreso extraordinario de septiembre de ese mismo año.

Otra crisis igualmente importante fue la producida como consecuencia del cambio de postura con relación a nuestra entrada en la OTAN. En ambas ocasiones parecía que el Partido Socialista se rompería o al menos sufriría unas indeseadas consecuencias. Afortunadamente nada de eso ocurrió.

En la actualidad estamos viviendo otra crisis, originada fundamentalmente por haber perdido nuestros valores y principios, agravándose como consecuencia de la falta de responsabilidad por gran parte de los dirigentes, que atendiendo a sus mezquinos intereses políticos y sobre todo personales, no dudaron en deteriorar y menoscabar la imagen del Partido, como se pudo comprobar en el bochornoso Comité Federal del 01 octubre de 2016, que para mayor escarnio fue retransmitido en directo por una cadena de televisión, concretamente la Sexta que por mediación del director-presentador del programa, Antonio García Ferreras puso de su “cosecha particular” y nos causó un gran perjuicio.

Ese día ha marcado un antes y después. Se han creado dos frentes muy diferenciados, que desde la ruptura se vienen enfrentando y lo más probable es que lo seguirán haciendo y cada vez de forma más agudizada, hasta que se celebre las primarias y el XXXIX Congreso Federal, que tienen entre otros motivos elegir la secretaria general y se clarifique mediante esa elección la línea política y orgánica que seguirá el PSOE. Aunque Patxi López es uno de los candidatos, pero parece ser que ese cargo se dilucidará entre Susana Díaz y Pedro Sánchez (debido a que la obtención del 5% de los avales de la afiliación, hace prácticamente imposible que puedan presentarse mas candidatas y candidatos). Como se está comprobando Susana Díaz representa el poder desde hace tiempo establecido y que tanto daño nos ha venido ocasionando, debido a que hemos “tirado por la borda” muchos de nuestros valores y principios alejándonos cada vez más de los ciudadanos. Cuenta con el apoyo de los grandes jerarcas muy desprestigiados y sus acólitos.

El otro candidato con posibilidades de salir elegido es Pedro Sánchez, que en su afán de rectificar errores que ha cometido, se está ganando el apoyo de gran parte de la militancia. En sus aspiraciones Susana Díaz lo tiene como principal rival y junto con todas las personas que la apoyan, fundamentalmente el “aparato” del Partido y los más altos dirigentes a diferentes niveles y contando con poderes económicos y mediáticos, lo más probable harán lo indecible, incluso utilizando practicas poco éticas e indeseadas, para evitar el acceso de Pedro Sánchez a la secretaria general.

No les importará las graves consecuencias que sus comportamientos puedan causar, el caso es apropiarse y controlar al PSOE para llevarlo por la senda de sus propios intereses, degradando cada vez más su imagen. A diferencia del Partido Socialista Italiano del corrupto Bettino Craxi y de Acción Democrática de Venezuela del amigo intimo de Felipe González, Carlos Andrés Pérez, que por sus crisis políticas y personales desaparecieron, al PSOE no le pasará lo mismo y sobrevivirá a la muy grave crisis que actualmente padece, pero con toda probabilidad bastante menoscabado y acercándose cada vez más al grado simbólico o testimonial de existencia que tiene el PASOK griego.

Por el bien del PSOE en particular y de la Sociedad Española en general, esperemos que se imponga la cordura y sensatez y eso no ocurra. Sin embargo, el comportamiento de los diferentes protagonistas, no es nada halagüeño y no se puede descartar, que gane quien gane, perderá el PSOE.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorAlberto Zurita, alegría en el vivir
Artículo siguienteRompamos las barreras del Autismo
Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976. Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972. Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido). Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero). Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT. Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989. Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE. Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987. Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte). Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).

2 Comentarios

  1. De la crisis del PSOE solo son responsables sus dirigentes y afiliados y mal empezamos si se culpa de ello al mensajero; además el sr.A.Ferreras no es antiPSOE, no. Como parte privilegiada del sistema, el sr.Ferreras es antiUP. ¿verdad Inda, querido?.
    Todos (creo) sabemos las causas de la continúa pasokización: aburgesamiento de los dirigentes, pérdida de la ética socialista, endogamia en el partido, traición a sus ideales y con ello a la parte del pueblo que representan y, colmando el vaso, predominio de los intereses particulares.
    Susana y Patxi representan y prometen (aunque no lo digan) la continuación de la huída hacia delante; aseguran cargos y prevendas de todos (incluido el PP) y también aseguran (aunque no les importe) la completa irrelevancia del partido; será (en realidad ya casi lo es) una bisagra que solo abre a la derecha. En mi opinión, la forna que tiene el PSOE de salir de la crisis es regererándose de verdad. Pdr dice que esta vez es de verdad. Solo queda votarle y después esperar a ver si es sincero.

    • Los mensajeros para mi, fueron todos los miembros del Comité Federal que dieron un espectáculo irresponsable y bochornoso. La Sexta lo único que hizo fue retransmitirlo poniendo algo de su cosecha particular y dándole un poco de morbo, lo mismo o más que hubiera hecho cualquier otra cadena de televisión.
      Pero en lo fundamental podemos estar de acuerdo, ya que pienso coincidimos en la gravedad de la situación por la que atraviesa el PSOE, como consecuencia de haber “tirado por la borda” valores y principios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − seis =