El «tortazo» de Susana Díaz en base a la encuesta publicada por ABC podría haber arrastrado a una baja participación en el campo de la izquierda que habría generado un contagio en el electorado de Adelante Andalucía. Esto abre la puerta a una gran coalición entre los dos partidos conservadores y la ultraderecha. Algo que poco a poco va pareciendo cada vez más factible.

La victoria del PSOE es indiscutible, pero se puede dar el caso de que dentro de las pinzas publicadas por ABC los resultados finales de los partidos progresistas sean los del extremo más bajo. Por tanto, no sumarían los 55 escaños necesarios para poder gobernar.

Hay un hecho que mostraría que esto puede ser así. Los interventores de los partidos ya conocen los datos de recuento, a pesar de que no se pueden hacer públicos, y las cifras del escrutinio ya están en posesión de los partidos. Si eso no se ha filtrado a las televisiones o a las radios significa que la derecha está cercana a gobernar.

El PSOE gana las elecciones, pero el tortazo de Susana Díaz podría ser el final de su carrera política. Sin embargo, nos encontramos en una situación en la que Andalucía no va a ser gobernada por la derecha, sino por los ultras de VOX, porque las exigencias de Abascal tendrán que ser aceptadas si Juan Manuel Moreno Bonilla quiere ser presidente de la Junta de Andalucía.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + 12 =