Football Soccer - Ukraine v Northern Ireland - EURO 2016 - Group C - Stade de Lyon, Lyon, France - 16/6/16 Northern Ireland's Gareth McAuley, Oliver Norwood and Aaron Hughes celebrate at the end of the match REUTERS/Jason Cairnduff Livepic

Gales 1 – 0 Irlanda del Norte

Siempre es apasionante ver un partido de dos selecciones británicas porque ya desde antes de que se ponga a rodar el balón una se emociona escuchando cómo cantan sus himnos. Siempre se tiene garantizado que se va a presenciar un espectáculo lleno de intensidad, de fútbol vertical y de no dar un balón por perdido. Sin embargo, en el partido Gales, Irlanda del Norte se cumplieron todas esas expectativas pero no se cumplió otra que es la que da la magia al fútbol: la calidad. Todo el mundo daba por favorita a Gales por ser la menos mala de las dos pero, ¿cómo iban a afrontar el encuentro los «Dragones Rojos» un partido en el que tendrían que llevar la iniciativa y donde se presumía que su gran estrella no tendría los espacios suficientes para aprovechar su velocidad y su desborde?

Irlanda planteó un partido en el que le cedió la posesión a Gales y éstos no saben jugar este estilo de juego. Una y otra vez se estrellaban en la maraña defensiva y en el juego físico planteado por los norirlandeses. Por eso primera parte fue vencida por éstos que fueron los que generaron un poco de peligro en el área galesa, pero sólo un poco, con dos ocasiones de Dallas y Ward que fueron bien resueltas por Hennessey. El guardameta irlandés no tuvo ocasión de lucirse porque no le pusieron a prueba.

Sin embargo, en el segundo tiempo Gales pareció desperezarse y comenzó a asediar el área de Irlanda. Primero fue Vokes quien pudo marcar con un gran remate de cabeza y, posteriormente, Bale puso a prueba a McGovern con un lanzamiento de falta. Fue la única vez en que el portero norirlandés tuvo que actuar. Fue en el minuto 74 cuando Gareth Bale se internó por la banda izquierda y lanzó un gran centro de gol que se introdujo McAuley en propia meta.

Aunque quedaba un cuarto de hora para el final, Irlanda del Norte demostró su falta de talento al intentar empatar el partido con el viejo recurso de colgar balones al área y la defensa galesa está bien entrenada en este tipo de juego, por lo que la portería de Hennessey quedó virgen.

Como apunte final hay que reconocer la falta de tacto y de manejo de grupos del entrenador irlandés al no dejar jugar a quien está siendo la verdadera estrella de esta Eurocopa, Will Grigss. Meter a un delantero hubiera sido una buena opción táctica pero, sobre todo, el calor que la grada hubiera trasladado con la entrada de Griggs podría haber motivado aún más a los voluntariosos irlandeses.

ESTADISTICAS GALES IRLANDA N

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco + nueve =