La Empresa para la Gestión de Residuos Industriales, Emgrisa, cien por cien pública, presentó al gobierno de Castilla-La Mancha un proyecto para la transformación de los neumáticos del almacén de Seseña, tan sólo unos días antes del incendio. Tanto  oposición que lidera María Dolores de Cospedal, como el ayuntamiento de Seseña, cuyo alcalde, Carlos Velázquez, también es del PP, negaron, en principio, la existencia de este proyecto aunque, al final, han tenido que reconocer su conocimiento sin dejar claro si estaban o no de acuerdo con el. El enfrentamiento entre ambas formaciones está servido.

“Es una cuestión de ideología, – señalan fuentes del PSOE castellano manchego-. En el PP no quieren oír hablar de la intervención del sector público en este ni en otros asuntos. El plan de Emgrisa es sencillo e innovador”.
El ayuntamiento de Seseña propuso, en su día, que se hiciese cargo de la gestión de estos residuos Desechos y Gestión de Ruedas Iberia, S.L. De hecho, se llegó a un convenio con dicha empresa que se comprometió a limpiar el cementerio de neumáticos gratis. Se conformaba con el beneficio de su venta. Pero, al final, desistieron al no encontrar mercado, y todo quedó aparcado. Desde ese momento, el Ayuntamiento no hace más que argumentar la falta de fondos para limpiar los terrenos.

Unos días antes del incendio, la Junta de Castilla-La Mancha recibió el proyecto de Emgrisa, a parte del cual ha tenido acceso Diario 16. En dicho proyecto ya se advierte de las dificultades económicas que supone la conversión de los neumáticos en combustible que pueda ser reutilizado: “existe tecnología desarrollada para la transformación de los neumáticos en un combustible similar al gasóleo, aunque el actual desarrollo tecnológico no permite cumplir las especificaciones de un gasóleo tipo C, y el proceso no es rentable sólo con la venta de los productos generados”. Argumento más o menos similar al que en su día justificó la retirada de la empresa que había llegado a un acuerdo con el Consistorio.

Sólo que con una diferencia. Aunque poco rentable, el carburante resultante podría ser utilizado en los vehículos oficiales. El proyecto cuesta 5,6 millones de euros. De ellos, 4,5 se pueden obtener de los fondos FEDER, y el resto de una partida presupuestaria destinada a tratamientos de residuos. Los populares se oponen porque hay que poner fondos públicos que no se recuperarían, en todo caso, con el ahorro que supone la utilización del producto resultante del reciclado en los vehículos del parque móvil público de la Comunidad.

La repercusión de todo este asunto obliga a encontrar, ahora, una solución que no pasa, desde luego, por este proyecto que trabajaba con la hipótesis de gomas no afectadas por el fuego. Solución urgente en un momento en el que salen a relucir especulaciones y trapos sucios sobre Seseña. Desde cómo se permitió construir al ‘Pocero’ a tan sólo 800 metros del peligroso vertedero, hasta cómo es posible que tan sólo unos días después de haberse presentado el proyecto tuviese lugar el incendio de las gomas que, todo indica, fue provocado.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Doce − tres =