No comparto ese punto de vista subjetivo que utilizan algunas personas para confundir el término odio con crítica. En nuestro lenguaje diario criticamos cuando reprobamos las acciones de una persona o cosa y en ningún momento estamos manifestando repulsa hasta producirle un daño o sentimiento de aversión.

El discurso del odio rompió este país en dos y desde entonces, irracionalmente, sentimos repugnancia, violenta o no, hacia personas o cosas que nos provocan rechazo, la manida frase “o conmigo o estas contra mí”.

Creímos superada una etapa de la historia de esta nación y nos engañamos unos a otros cerrando en falso heridas que difícilmente cicatrizaran si un día sí y otro también metemos el dedo en la llaga para causar daño y dolor. Francisco de Goya retrato lo que es este país en una de sus pinturas negras, Duelo a garrotazos. Los ojos del pintor recogieron lo ruines, mediocres y villanos que somos. Enterrado cuasi hasta las rodillas en barro, dos personas se retan a un duelo a garrotazos, sin normas, reglas, protocolos, jueces… los caballeros de la época tenían otro estilo. Un garrote, la envidia. El otro, el odio. Hasta la muerte a porrazos.

En fin. Es tal el nivel de sentimiento negativo que nos rodea, que a la mínima crítica alguien cree que le estas deseando el mal. La crítica, puede ser negativa, positiva o constructiva y nuestra reacción ante ella, dependerá de su intencionalidad y la aceptación de ese cambio que se produce al recibirla. ¿Como respondemos hacia quien nos critica de manera constructiva o negativa? Me tiene odio. De verdad, que odio la palabra odio y más, cuando viene de alguien que, junto a uno, rema en la misma galera.

Con motivo de unas jornadas sobre la Memoria Histórica para conmemorar la proclamación de la II Republica Española que se van a celebrar en Cádiz, el Ayuntamiento izó la Bandera Republicana en la Plaza de la Constitución, frente a Las Puertas de Tierra. No tardaron en salir como hienas, babeando odio y rabia, los que todavía no han reconocido públicamente que la Republica nos fue arrebatada por un golpe de estado.

A las pocas horas de ondear la bandera tricolor, algún hijo del odio la destrozo. El ayuntamiento la repuso y al siguiente día, nuevamente fue arrancada. Mientras tanto, el Partido Popular en su labor de poner zancadillas a las víctimas del franquismo, encabezo la protesta por el gesto del gobierno local. A ello, se le sumo la denuncia de la Subdelegación de Gobierno y por orden judicial, mástil y bandera desaparecieron.

Demasiado se le está aguantando al Partido Popular, entre otras, el que algún miembro del gobierno del dictador Franco ocupara sillón en el parlamento e incluso presidencia de una comunidad autónoma.

Que estos herederos del régimen, que militan en el primer partido imputado de esta democracia orquestada, digan a boca llena que la transición sirvió para cerrar heridas y sigan actuando de esta manera, es la demostración del odio, ese odio que acabo con las vidas de miles de mujeres y hombres enterrados en las cunetas de las carreteras de este país, ese odio que impide a miles de familias ejercer su derecho de buscar a sus familiares asesinados…. ese odio que impide que una bandera constitucional, arrebatada por una dictadura, sea izada por unos días.

El 14 de abril, lo quieran o no, volverá a ondear la Bandera Republicana en miles de balcones y será paseada por las calles de este país, porque señores del Partido Popular las heridas jamás se cerraran con su discurso de odio y olvido.

 ¡¡¡ VIVA LA REPUBLICA!!!

“El odio es la venganza de un cobarde intimidado.”

George Bernand Shaw

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + 9 =