Fraude de más de 60 millones de euros en la contratación de trabajadores, en las empresas cárnicas, por la contratación de ‘falsos autónomos’. Solo en Servicarne, con más de 10.000 trabajadores, suponen un fraude de 60 millones de euros a la Seguridad Social. CCOO ha denunciado las prácticas de las empresas que están dando de baja a los trabajadores que reciben el alta de oficio de la Tesorería General de la Seguridad Social.

Para denunciar estas prácticas, el sindicato pone en marcha la campaña “El Semáforo” que “pretende sensibilizar e informar a la sociedad sobre qué empresas y qué productos cumplen con los criterios de seguridad alimentaria y justicia social”, han informado en rueda de prensa, donde la secretaria de Empleo de CCOO, Lola Santillana, ha denunciado el crecimiento de falsos cooperativistas y falsos autónomos.

La Inspección de Trabajo ha reconocido que estos trabajadores tienen que estar contratados en el Régimen General de la Seguridad Social. Por ello, “CCOO continuará denunciando estas prácticas hasta conseguir unas condiciones laborales dignas y acabar con esta situación”, ha asegurado Santillana.

Como ha manifestado Agustín Martín, secretario de Industria de CCOO, “las empresas cárnicas tienen un modelo de relaciones laborales fraudulento que busca mayores cotas de beneficio a costa de la salud de los trabajadores”. Las personas que trabajan en estas empresas suelen ser inmigrantes que se concentran en poblaciones rurales pequeñas “que sufren amenazas y coacciones si quieren conservar su puesto de trabajo lo que supone una vulneración de los derechos de las personas”, ha denunciado Martín.

Por su parte, el responsable de la Industria Alimentaria de CCOO, Vicente Canet, ha recordado que, tras las denuncias del sindicato, la Inspección de Trabajo ha contemplado hasta ahora a más de 5.000 personas afectadas por este fraude y apela a la Administración a que realice un seguimiento de las empresas que están dando de baja de forma masiva y con efecto retroactivo a los trabajadores que están recibiendo el alta en el Régimen General. Así, Canet ha denunciado que empresas como Ubesa o Avidel han realizado esta práctica con las 700 personas que trabajan para ellas.

Enrique Lillo, responsable del Gabinete Interfederal de CCOO, ha manifestado que “resulta lamentable que en el siglo XXI surjan los mismos problemas que en el siglo pasado con empresas que incumplen masivamente la legislación laboral y las condiciones de salud laboral”.

Por último, Lillo ha pedido al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social “que actúe con eficacia para que se cumpla el resultado de la Inspección de Trabajo que determina que los trabajadores de las industrias cárnicas no son autónomos, son trabajadores subordinados y dependientes de la empresa”

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × cinco =