Francia 2 – 1 República de Irlanda

La selección francesa partía como la principal favorita para ganar esta Eurocopa pero hasta ahora no había mostrado todo su potencial y había ganado sus partidos en los últimos minutos dejando muchas dudas.

En el partido de ayer recibió un gol en los primeros cinco minutos gracias a un penalti que Brady no desaprovechó. Desde entonces los galos se vieron obligados a atacar mientras Irlanda hacía lo que mejor sabe hacer, defenderse y buscar el contraataque o el juego directo. Sin embargo, la selección francesa, obligada por ir perdiendo, mostró en el primer tiempo una de sus principales carencias: no tiene un distribuidor de juego. Dispone de grandes jugadores en el centro del campo pero todos son stoppers o llegadores. Por eso le costó generar peligro, a pesar de que generó muchas ocasiones, pero sin poner en un brete al portero irlandés.

Deschamps hizo un cambio que lo modificó todo: retiró a Kanté para introducir a Koman lo que provocó que Antoine Griezmann se acercara más al área y ese cambio dio sus frutos porque en el minuto 12 de la segunda parte el mediapunta del Atlético de Madrid remataba de cabeza un centro de Sagna y, cuatro minutos más tarde, aprovechaba una gran dejada de Giroud para poner el resultado final.

Francia jugó mal y necesitó de una puya en forma de gol en contra para mostrar el potencial que tiene, además de mostrar que Griezmann es fundamental cerca del área y no pegado a la banda. Lo que queda claro es que los galos serán mejores si se enfrentan a selecciones a las que puedan ceder la posesión.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + 5 =