Francesc Marzo Bellot está acostumbrado a que le presenten como aquel joven con síndrome de Asperger que además es poeta y escritor. Sin embargo, a sus 29 años ha demostrado que lo novedoso no es su condición, la cual le diagnosticaron hace tan solo 4 años, sino su peculiar forma de entender el lenguaje. Y es que, este genio de las palabras no se conforma y quiere romper con “el lenguaje y crear unas estructuras completamente nuevas de hablar desde un lugar que nadie antes lo haya hecho”.

Después de haber publicado los poemarios La Fuga, Equilibrio y Oxímoron en el corto periodo de un año, ha dado luz a su último ensayo : la lógica del delirio. Francesc vive “las cosas con mucha intensidad” y esa intensidad le obliga a desnudarse en cada una de sus creaciones. Su entrega, nos brinda con su última creación: una recolección de 51 reflexiones que regalan al lector un momento intimo con su persona.

La lectura de la lógica del delirio nos obliga a viajar a otros mundos, a experimentar nuevas sensaciones y nos empuja a pensar más allá. Por ello, el autor advierte de que el lector debe estar “abierto a nuevas estructuras” y, a pesar de la densidad de sus palabras “a medida que vaya entrando en la lectura, el lector debe ir deshaciéndose de sus prejuicios y dejarse llevar por el poder de las palabras”.

La magia de sus palabras te embarca en un viaje que sin lugar a duda querrás volver a repetir. En cada una de las 65 páginas de Lógica del Delirio, el lector tiene la oportunidad de vivir un momento único con su cuerpo y mente. Son textos para consumir pausadamente o atropelladamente por que las opciones que ofrece cada una de las palabras que lo componen, son tan amplias o limitadas como el lector quiera entenderlas.

Francesc logra acercar al lector a su propia realidad ya que su vida y su creación podrían ser entendidas como un solo ente. “Mi vida y mi creación es lo mismo. Yo vivo tal y como creo. Hay una coherencia entre lo que hago y lo que digo”.

Además de ser un escritor con palabras mayúsculas, es estudiante de Matemáticas, Física, Química, Filosofía y Música. Se declara amante de los géneros literarios y es ese amor tan puro que el entrega de manera “total” el que califica de “desinteresado”. “Estoy dispuesto a sacrificar mi persona, en cada poema me entrego y me desgarro y no es algo puramente metafórico, esto es para mi es el amor puro”.

“Una cosa es acompañar al lenguaje y otra cosa es ser en si mismo el lenguaje. Desde mi punto de vista, yo no me mezclo con el lenguaje sino que intento ser el propio lenguaje”. Francesc escribe desnudándose por dentro por que entiende el arte como “arte puro” y lo describe como un “arte que golpea y te transforma”. Un arte que te proporciona una experiencia estética y que después de haberlo experimentado te haya transformado.

A su juicio no existe una creación sin sentimiento y es que “si no siento, no puedo escribir”. De este modo, ha conseguido crear un libro lleno de sentimiento y como el lo describe con “disperso, como soy yo”. “Para mi el delirio son nuevos estados del ser, nuevas estructuras y dentro de esas estructuras se une el todo con el nada y entran ahí formas monstruosas que escapan de lo común”.

Francesc es capaz de hacerte viajar a otro tiempo y espacio, y es posible por que su persona parece haber convivido con los poetas vanguardistas del siglo XX. No se conforma con lo establecido y es un creador que busca romper con las formas y estructuras comunes. No lo hace intencionadamente, sino que su sentimiento le obliga a actuar así, por que el solo viaja “a otros mundos, mas allá de la potencia imaginativa” y trata plasmar esa hipersensibilidad que es capaz de alcanzar a través del lenguaje.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 4 =