El bono social eléctrico es una medida que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy en octubre de 2017 con la intención de reducir las facturas eléctricas a las personas consumidoras en situación de vulnerabilidad. Una iniciativa que podría tener grandes beneficios y, sin embargo, solo han accedido 319.000 hogares frente a los 2,5 millones que el Ministerio de Energía aseguró que se acogerían a esta medida, según ha denunciado FACUA Consumidores en Acción. Desde la organización critican la “nefasta” regulación y gestión del Gobierno.

Hasta el momento, el Ejecutivo ha aceptado 319.000 solicitudes, poco más de la mitad. Según el ministerio de Álvaro Nadal, cerca de 5,5 millones de hogares tienen derecho a este mecanismo de descuento en el recibo de la luz, en base a la memoria económica de la nueva normativa. Sin embargo, solo 623.000 hogares han pedido acogerse al nuevo bono social.

Con el anterior bono social, puesto en marcha durante la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero, se beneficiaron 2,3 millones de usuarios. Por ello, desde la asociación consideran que el Ejecutivo central está desentendiéndose de los consumidores más vulnerables al no tomar las medidas necesarias para su protección, a la vez que no garantiza el acceso a un suministro que es esencial y básico.

Asimismo, la secretaria general de FACUA, Olga Ruiz, resalta que ha habido un cambio en las condiciones a la hora de solicitar el bono. “Las actuales condiciones para la aprobación del nuevo bono social eléctrico son mucho más estrictas y con una tramitación compleja, que puede llevar al consumidor que necesite solicitarlo a desistir y no acogerse a éste“.

“El Gobierno no garantiza ni promueve de manera eficaz que el reducido porcentaje de usuarios que tienen derecho al bono social se acojan al mismoañade Ruiz. El bono social es un mecanismo regulado por el Gobierno que busca proteger a consumidores vulnerables con menores posibilidades económicas. Una acción que parece brillar por su ausencia. Por ello, desde la asociación instan al ministerio de Álvaro Nadal a que solvente cuanto antes la alarmante falta de información sobre el bono social eléctrico, que está repercutiendo en los consumidores.

Asimismo, otro de los impedimentos es la difícil tramitación que supone acceder al bono social eléctrico. FACUA exige que se eliminen urgentemente las numerosas trabas que existen en torno a su solicitud, que llevan a muchos potenciales beneficiarios a dejar de intentar conseguir este mecanismo de descuento en el recibo de la luz.

Consideran que, en caso de que un consumidor no renueve el bono social por circunstancias ajenas de su voluntad y continúe siendo vulnerable, debería contemplarse un mecanismo que garantice su aplicación de manera automática y, que en todo caso, la devolución de las cantidades que se hubieran facturado en exceso por la no aplicación de este bono a éste, pese a tener las características y requisitos para ello.

Como ejemplos, con respecto al bono social eléctrico vigente hasta octubre, se han producido una serie de cambios en los modelos de formularios a rellenar tanto por parte de las comercializadoras como del ministerio, modificaciones en la documentación a adjuntar o la ausencia de un modelo de documento accesible para certificar situaciones especiales. Por ello, piden que se ponga en marcha una campaña de comunicación masiva para que todos los consumidores que lo necesiten puedan acceder al bono social.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete + tres =