Fotos de Agustín Millán.

Nada volverá a ser igual para el independentismo. Pero, sobre todo, no lo será para Carmen Forcadell. Su actitud sumisa en la larga jornada de ayer ante el Tribunal Supremo, tras aceptar contestar a todas las partes y acatar el artículo 155 y manifestar que la declaración de independencia era tan sólo un gesto simbólico, debilita a todo un movimiento catalanista donde encontraba en la menuda y, hasta ayer, consecuente política, una de sus más simbólicas bazas.

Acatar el 155 y manifestar que la independencia fue simbólica marca el rumbo político del independentismo

La noche en prisión tampoco habrá ayudado a Forcadelll, que ayer ya entraba en el Tribunal Supremo con la cara desencajada.

Las más de 12 horas dentro del edificio judicial, el agotamiento –y que alrededor del Supremo no hubiera más de cien personas jaleando a los miembros de la mesa del Parlament- tampoco ayudó a quien hasta ayer era la más importante autoridad del independentismo catalán.

Anoche, cuando pasadas las 12.00, Forcadell salía del Tribunal Supremo camino a Alcalá Meco, ya no quedaban más que diez personas para apoyarla. El resto del grupo del centenar de personas que la esperaban a las 8 de la mañana cogieron el AVE de vuelta a Barcelona a las 21.15 h porque ese trata horario es más barato.

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ordenó anoche prisión eludible bajo fianza de 150.000 euros para Carme Forcadell, presidenta del Parlament y pieza clave en el procés separatista catalán. Tras una jornada maratoniana en la que declararon como investigados por rebelión Forcadell y otros cinco miembros de la última Mesa de la Cámara, Llarena tomó su decisión al borde las 10 de la noche. El juez dictó libertad bajo fianza de 25.000 euros para cuatro de ellos y la libertad del quinto. Para rebajar las elevadas medidas cautelares que había solicitado la fiscalía, incluyendo prisión incondicional para Forcadell y otros tres acusados, todos ellos se comprometieron a hacer política sin incumplir la Constitución.

Fotos de Agustín Millán.

 

Pagar la fianza

Previsiblemente, la presidenta del Parlament de Cataluña reunirá la fianza esta misma mañana y podrá abandonar la prisión, como ocurrió la pasada semana con el exconseller Santi Vila.

Está previsto que Forcadell reúna hoy la fianza exigida para salir del centro penitenciario Alcalá Meco, en el que permanecen las exconselleras del Govern Dolors Bassa y Meritxell Borràs desde que la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela así lo acordara.

Comparada con la de los ocho ex consellers en prisión desde la semana pasada, la suerte de los otros cinco querellados ante el Supremo es aún mejor: cuatro quedaron en libertad con una semana de plazo para presentar una fianza de 25.000 euros, lo que supone que no tendrán que llegar a dormir en prisión. Se trata de Lluís CorominasAnna SimóLluís Guinó y Ramona Barrufet, todos ellos de partidos independentistas. Tienen, eso sí, que entregar su pasaporte y tienen prohibido salir de España. Además, deberán comparecer semanalmente ante el juzgado. Por su parte, Josep Maria Nuet, de Catalunya Sí Que Es Pot, quedó en libertad provisional -sigue imputado- sin ninguna medida cautelar.

 

La mofa de las redes sociales

Desde que los medios de comunicación dimos a conocer el cambio de giro de la Forcadell y el resto de la mesa para eludir la prisión, la reacción en las redes sociales no se hizo esperar. La mofa superó a los insultos del nacionalismo español:

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 1 =