Carme Forcadell y los otros tres miembros de la mesa del Parlament de Cataluña que ya han declarado ante el Juez Pablo Llarena en el Tribunal Supremo, han explicado que acatan el artículo 155 y con ello se alejan de la cárcel.

La Jueza de la Audiencia Nacional ha rechazado los recursos de reforma presentados por los ocho exconsellers del Govern de la Generalitat de Catalunya.

La presidenta del Parlamente y los miembros de la mesa que ya han declarado, han alegado que la declaración de independencia fue meramente simbólico para eludir la prisión.

Todos los investigados en el Supremo, se han desmarcado de la estrategia soberanista y han afirmado que la votación por la independencia de Catalunya aprobada el pasado 27 de septiembre era algo meramente simbólico.

Hasta el momento han declarados cuatro de los seis miembros de la mesa del Parlament de Cataluña, Carme Forcadell, Lluís Maria Corominas, Lluís Guinó, Anna Simó, antes del receso para comer, un síntoma de que está vez el Juez Pablo Llarena decretará medidas cautelares y les dejará en libertad.

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha declarado que siempre ha permitido el debate sin prejuzgar el resultado ni controlar el contenido, con el fin de preservar el derecho a la actividad parlamentaria y el debate libre.

Según fuentes que han presenciado los interrogatorios, Forcadell ha afirmado que evitar un debate parlamentario habría sido un incumplimiento de la legalidad aplicable a la Mesa del Parlament, de la legalidad internacional y de los principios del Estado Democrático.

Lamela, según han confirmado fuentes jurídicas, ha rechazado los recursos de reforma presentados por los ocho exconsellers del Govern de la Generalitat de Catalunya, a quienes envió a prisión al apreciar que existe riesgo de fuga, de reiteración delictiva y de ocultación de pruebas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Esta traidora lleva décadas como inspectora de educación antes y como presidenta de ANC y del Parlamento catalán después sembrando el odio y deshispanizando Cataluña. La justicia española haría bien en ponerle grilletes… aunque no se los va a poner porque el Estado, se ha inhibido de la vida catalana en las funciones primordiales: la educación, formación de las nuevas generaciones, y el orden público, que deberían ser retomadas por el Estado en tanto esa región no de prueba irrefutable de desistir en sus maquinaciones contra España.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 1 =