En aquel entonces, los llamados ETF (por sus siglas en inglés) eran la opción de los inversionistas de élite para llevar a cabo sus sofisticadas estrategias. Actualmente se han difundido tanto que son la forma más habitual de inversión para gestores bursátiles que operan por cuenta propia.

Con más de 2.000 fondos cotizados disponibles en el mercado bursátil de Estados Unidos, cualquier inversionista tiene un muy amplio espectro para decidir cuál será su estrategia hacia el mediano y largo plazo.

Entonces ¿qué es lo que hace que los fondos de inversión cotizados sean tan atractivos para los inversionistas?

Las tres principales razones

Además de la facilidad de inversión y la versatilidad de negociación que significa operar en el mercado bursátil, los fondos ETF tienen las siguientes características que los hacen atractivos:

Fondos indexados al alcance de todos: Antes de la creación de los ETF, la única opción para gestionar una inversión en fondos indexados era hacerlo a través de fondos mutualistas y muy probablemente a precios de transacción altísimos.

Actualmente, la negociación de ETF en mercados bursátiles ha hecho que más inversionistas tengan acceso a fondos indexados y en consecuencia han bajado los gastos de inversión.

Algunas firmas brókers manejan comisiones fijas, otras variables, y algunas ofrecen sus propios ETF como fondos Vanguard en España.

Baja inversión inicial

Lo atractivo de los ETF no es tan solo su relativamente fácil acceso.

Sino la flexibilidad para invertir tan baja (o tan alta) cantidad de dinero como el interesado desee. Por el precio de una acción, un valor realmente bajo, el inversionista podría ingresar en un fondo de inversión cotizado.

Contrariamente, los fondos mutuales requieren una inversión inicial considerablemente más alta, no menor a los 1.000€. Un asesor bursátil de confianza puede ofrecer información acerca de cómo invertir en fondos Vanguard, con las menores comisiones del mercado.

Mejor control sobre los precios

Los ETF cotizan a lo largo de la jornada bursátil como si fuesen acciones. Esto le permite al inversor determinar el precio que quiere pagar al comprar o el valor al que quiere vender.

Los fondos mutuales, por otro lado, cotizan una única vez al día, luego de que el mercado ha cerrado la sesión. Esto deja poco margen de acción al inversionista durante la jornada. La versatilidad de los ETF en ese aspecto es una clara ventaja a favor.

Tanto los fondos de inversión cotizados como los fondos mutuales deben ser vistos como inversiones de mediano o largo plazo. ¿Qué hacer entonces si se tiene liquidez para unos pocos meses?

Fondos del mercado monetario, una opción viable a corto plazo

Es común que el inversionista eventual, aquel que no tiene esa actividad como su principal fuente de ingresos, realice una buena gestión de sus fondos de inversión, sean mutuales o ETF y siga de cerca su curva de ganancias a lo largo del tiempo.

Muchos incluso mantienen una alternativa de inversión pensando en su retiro, dos a tres décadas a futuro.

Pero casi con seguridad también acumulan relativamente altas sumas de dinero en sus cuentas bancarias que no les están generando beneficio alguno, tan solo por la disponibilidad de dinero rápido o a la espera de alguna inversión en bienes o darse algún gusto en el futuro cercano.

Mantener liquidez de forma pasiva en una entidad bancaria no suele dar más que mínimos intereses que se diluyen en los gastos que el mismo banco cobra por las operaciones cotidianas.

No es la mejor elección, es más bien un descuido financiero.

La alternativa a esto es invertir en un fondo del mercado monetario, que ofrece grandes ventajas frente a cuentas de ahorro o a depósitos a plazo fijo. Las ganancias suelen ser las mismas y en determinadas circunstancias, mejores que las que ofrecen los bancos.

Pero los fondos monetarios agregan las siguientes ventajas:

  • Rápido acceso a su dinero: Es posible transferir desde cuentas bancarias a fondos de mercado monetario y viceversa de una manera relativamente rápida. No se pierde liquidez.
  • Flexibilidad financiera: A diferencia de un depósito a plazo fijo, el inversionista que requiera su dinero antes del tiempo establecido no sufre una penalidad monetaria.
  • Bajo riesgo de mercado: Los fondos de mercado monetario invierten en valores de alta calidad, como letras del Tesoro, de mucho menor riesgo financiero que las acciones o los bonos.

Una gestora de inversiones confiable es la clave

Solo una empresa sólida, fundada hace más de 40 años, y que gestiona en la actualidad fondos por billones de dólares en todo el mundo puede ofrecer las garantías de rentabilidad y bajo riesgo que todo inversor espera.

Los fondos de inversión cotizados, los mutuales, los monetarios o por caso cualesquiera de las opciones de inversión que Vanguard ofrece son una referencia de seguridad y rentabilidad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + doce =