Nada más y nada menos que 1.212 euros de media se gastarán las familias españolas por hijo en las compras de la vuelta al cole, de acuerdo con una encuesta realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Los gastos de matrícula (entre 107 y 600 euros), los libros de texto (entre 200 y 300 euros) o los uniformes (151 euros de media) son los gastos más importantes, aunque también debemos incluir material escolar, actividades extraescolares, transporte o el servicio de comedor. Ante tantos gastos que afrontar, son muchos los padres que se plantean utilizar las tarjetas de crédito para poder pagar la vuelta al cole en cuotas mensuales. Pero debemos tener cuidado, no saber cómo aplazar estos gastos podría generar hasta 750 euros en intereses y estar pagando durante más de seis años, de acuerdo con un análisis del comparador financiero HelpMyCash.com sobre cómo financiar responsablemente el regreso a las aulas.

La importancia de conocer cómo devolver el dinero de una tarjeta de crédito

La forma de pago aplazado que escojamos si decidimos fraccionar nuestras compras con una tarjeta de crédito es fundamental para ahorrar en intereses. Este pequeño detalle marcará el ahorro de más de 600 euros de acuerdo con los supuestos analizados por HelpMyCash.com. Lo primero que debemos saber es que hay dos formas de realizar el aplazamiento de los pagos con estos plásticos y que cada una tendrá unas características específicas que harán que, aunque el dinero que utilicemos a crédito sea el mismo, el plazo de reembolso, la cuota mensual y los intereses que se generen varíen.

Por un lado, tenemos el pago aplazado porcentual, por el que pagaremos un porcentaje del dinero utilizado con la tarjeta cada mes. Por tanto la mensualidad variará de acuerdo con el saldo pendiente. Esto hace que el plazo se alargue más de lo que podría ser necesario. Así, de acuerdo con el análisis del comparador financiero, si decidimos financiar los 1.212 euros de gastos de la vuelta al cole con el pago aplazado mínimo porcentual (5 % con un mínimo de 15 euros) al 25 % de interés, tardaríamos seis años en reembolsar la deuda y acabaríamos pagando 743 euros en intereses.

Por otro lado, podemos escoger el pago aplazado fijo con el que seleccionaremos la cantidad que queremos pagar cada mes, la cual se mantendrá durante todo el plazo de reembolso. En este supuesto es importante saber qué mensualidad escoger pues una demasiado baja haría que el plazo se alargase demasiado y los intereses subirían. De acuerdo con los cálculos de HelpMyCash.com, financiar 1.212 euros pagando una cuota fija de 100 euros mensuales con un interés del 25 % haría que tardásemos un año en reembolsarlo totalmente, pagando solo 133 euros en intereses.

Otra forma de escoger cómo reembolsar los gastos de la vuelta al cole es escoger directamente un plazo fijo. Muchas entidades nos permitirán financiar las compras en 3,6,9 o 12 meses. Una forma de saber cuánto tiempo estaremos pagando el saldo dispuesto y la cuota fija que pagaremos. Como ya hemos dicho, mientras más corto sea el plazo menos intereses se generarán. Por esto es importante escoger el plazo más corto posible siempre priorizando en que la cuota mensual a pagar no sea demasiado alta como para desequilibrar nuestra economía.

Como ya hemos podido ver, escoger la forma en la que el pago a plazos se va a llevar a cabo puede suponer un ahorro de más de 600 euros, aunque los datos variarán de acuerdo con cada situación y los diferentes factores como los intereses de la tarjeta, la cuota escogida o la cantidad a financiar. Siempre es aconsejable realizar diferentes simulaciones de cómo y cuánto pagaríamos en cada caso para conocer a priori el coste total y escoger la forma de devolución en base a este dato.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × cuatro =