Foto de Axel.

Sábado 18 de noviembre a las 18:00h. Calle Guillem de Castro, frente a los Jardines del Hospital. Unas 60.000 personas se concentran para arrancar la manifestación, que recorrerá las calles de València hasta llegar a las Torres de Serrano, reclamando una financiación justa para el País Valencià.

Hay gente de todos los colores y representación de casi todos los partidos políticos: Compromís, Podem, PSPV, Esquerra Unida, incluso me ha parecido ver alguien con una banderita de Ciutadans. El PP no está; entienden que defender los derechos del pueblo valenciano es otra cosa, como colocar a Barberá en el Senado para que no abra la boca. También están CC. OO., UGT, CNT y varias organizaciones más. A todos estos colectivos hay que sumarles otro. Uno muy grande y especial: gente independiente y anónima que ha decidido salir a la calle a reclamar lo que es suyo y a mostrar su descontento con el trato histórico del Estado español hacia el País Valencià.

La manifestaión transcurre sin problemas entre batukadas, megáfonos y cánticos reivindicativos. Las 60.000 personas avanzan tranquila y pacíficamente proclamando consignas como “Fartes ja de pagar i callar!”, “Ón estan els diners dels valencians?” y algunos más.

Fotos de Axel.

La marcha llega a su fin frente a un escenario desde el que varios líderes valencianos dan sus discursos.

Sin altercados, sin problemas y sin cobertura por parte de prácticamente ningún medio de comunicación ¿has visto algún informativo televisivo hablando de la manifestación? Porque, repito, había 60.000 personas de lugares e ideas muy diversas. Una cantidad de gente digna de portada.

Una vez finalizada la manifestación, la gente continuó la “fiesta”. Cada cual a su manera. Iniciativa del Poble Valencià (el partido de Mònica Oltra), por ejemplo, aprovechó para realizar un acto de celebración de sus diez años de historia. Diez años que han dado para mucho. De separarse de EUPV, a liderar Compromís y a vicepresidir la Generalitat Valenciana, que se dice pronto.

El resumen, es el de un acto con decenas de miles de personas reclamando un trato justo por parte del Gobierno central. Un trato que no haga que una de las regiones que más dinero aporta a las arcas del Reino permanezca infrafinanciada más tiempo. La gente que se manifestaba no lo hacía en contra de nadie, ni reclamaba ser más que nadie. Simplemente, como decían los eslóganes, reclamaban una financiación y un trato justos, que no dejen al 10% de la población del Estado con unas infraestructuras, servicios y recursos dignos de hace cuarenta años.

60.000 personas hablaron desde València ¿cuántas las escucharán desde Madrid?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres + dieciocho =