Las elecciones generales del año 2000, en las que el expresidente José María Aznar obtuvo mayoría absoluta, a las órdenes de Mariano Rajoy que ejercía como director de campaña, se encuentran en entredicho al haber sido financiados estos actos electorales de manera ilegal por el Partido Popular, según acredita el PP de Madrid, en unos documentos internos a los que ha tenido acceso El MUNDO. En estos papeles se aprecia “como se cargaron irregularmente gastos electorales de campaña en precampaña, se obtenía financiación de Fundescam, -una fundación del partido-, y del propio Grupo de los populares en el Ayuntamiento de Madrid”.

Durante esta campaña electoral bajo el lema “Vamos a más”, la contabilidad del PP madrileño apunta a la posibilidad de sobrepasar los límites establecidos por Ley en estas elecciones, al encuadrar en los gastos el presupuesto de actos electorales, pero en el apartado correspondiente al periodo pre-eletoral, lo que podría suponer un engaño ante el Tribunal de Cuentas.

El actual presidente del Senado, Pío García-Escudero, se encontraba al frente del PP de Madrid durante la campaña del año 2000 cuando se produjeron estas irregularidades en la financiación, sin embargo negó en su declaración como testigo en la Audiencia Nacional por el caso Gürtel que “tuviera conocimiento de los manejos económicos de contabilidad del partido, por su dedicación a la función política en el PP”. García-Escudero siguió en esta línea a Rajoy que declaró previamente “asumir sólo responsabilidades políticas en el partido” ante el alto tribunal, “mientras las funciones económicas son de los tesoreros y gerentes”.

Un documento elaborado por el gerente regional de Madrid, -en el periodo electorales del año 2000-, dirigido a la Secretaría Regional del PP, en este comunicado hace constancia de que “se presupuestaron 48,4 millones de pesetas de ingresos”, pero los ingresos reales “se contabilizaron en 55 millones de pesetas”. Por otra parte, “los gastos fueron presupuestados en 56 millones de pesetas”, sin embargo ascendieron a “63,4 millones”. Estos gastos electorales “fuera de plazo”, dedicados a publicidad, campañas en prensa y radio, trabajos de imprenta, entre otros, se deducen de este informe interno del PP de Madrid.

También aparecen documentos contables del año 2000 de esta campaña firmados por el exalcalde de Majadahonda, Guillermo Ortega, -responsable de campañas del PP de Madrid en aquel entonces-, que hacen alusión al “coste real” señalando la diferenciación entre la etapa pre-campaña y campaña, según ha publicado El MUNDO. Ortega se encuentra imputado en el caso Gürtel en la actualidad.

Otro apunte significativo que aparece en los documentos del PP madrileño, es que en esa época uno de los proveedores del partido era el Grupo Cantoblanco, del empresario Arturo Fernández, que se encuentra investigado por financiar ilegalmente al Partido Popular en el caso Púnica.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 4 =