Por fin finalizó ayer el despropósito de la estancia de agentes de Policía Nacional y Guardia Civil en Cataluña enviados tras la crisis soberanista.

Los últimos agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil desplegados en Cataluña con motivo de la denominada Operación Copérnico han abandonado sus alojamientos en territorio catalán, después de permanecer cerca de cuatro meses en la comunidad.

De esta manera ha culminado el retiro gradual de este contingente policial, que llegó a cifrarse extraoficialmente en casi 20.000 agentes, la mayoría antidisturbios, desplazados a diversos puntos de Cataluña como refuerzo para impedir el referéndum independentista del pasado 1 de octubre convocado por la Generalitat.

Algunas actuaciones violentas de algún agente en la jornada del referéndum , las malas condiciones de vida que han tenido estos representantes de las fuerzas de seguridad del Estado -incluida una pobre cena de Navidad- y el rechazo de la sociedad catalana, han marcado estos cuatro meses que son la historia de un despropósito.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 2 =