Según la información de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), los 35 miembros del IBEX, en 2016, ganaron 33.577 millones de euros, frente a los 25.155 millones de 2015. Esto supone un incremento del 33%.

Dentro de este conjunto, las grandes beneficiadas fueron las eléctricas. En 2016 las grandes del sector, que forman parte del Ibex 35, Iberdrola, Endesa y Gas Natural Fenosa, tuvieron un beneficio antes de impuestos de 3.687 millones de euros. En 2015 fueron 1.908 millones. En el reparto, fue Iberdrola la eléctrica que más dinero ganó en 2016 con 1.367 millones de euros, seguida por Endesa con 1.337 millones y, en tercer lugar, Gas Natural Fenosa con 983 millones. Ninguna de las tres se acercó al tipo nominal del impuesto, situado en el 25%. Iberdrola pagó 43,7 millones de euros, un 3,2%. Por su parte, Endesa, 82 millones, un 6,1%, y, por último, Gas Natural Fenosa, 84 millones, un 8,5%. En concreto, en 2016, la factura  fiscal del grupo por el Impuesto de Sociedades sumó 210 millones de euros, un 5,7% de los beneficios. La del Ibex sumó 7.872 millones, un 32,4%.

La participación de este conglomerado empresarial, en el esfuerzo de resolver la carga que soporta la mayoría de españoles, se diluye en esa ventajas impositivas por la vía de la legislación que permite la “elusión fiscal” o la de los paraísos fiscales. Cuando alguien quiere esconder una propiedad a las autoridades, se pone en contacto con bufetes como Mossack Fonseca. Sus abogados crean una compañía pantalla, que puede servir para que fuera titular de una cuenta en Suiza. Este es el caso de muchos de los implicados en las tramas de corrupción detenidos que se ocultan tras ella y mueven bienes o propiedades. Muchos de los datos de cientos de sociedades de Mossack Fonseca se vinculan directamente a los casos de corrupción que se investigan. Las sociedades “offshore” creadas por este despacho panameño han provocado que el fisco nacional dejara de ingresar, al menos, 520 millones de euros en impuestos.

Según el  Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), en su Introducción al Informe Fiscal del IBEX en el año 2015, expone con claridad la situación:

Al escándalo de LuxLeaks y Swiss Leaks se le une el de Panama Leaks. El 3 de abril de 2016  370 periodistas de un centenar de medios de comunicación de 80 países desvelaban la trama urdida del despacho Mossack Fonseca para crear sociedades pantalla con un fin en la mayoría de los casos elusorio en el que se han visto envueltas numerosas personalidades procedentes del mundo de la política y de la empresa, entre otros. La OCDE estima que la pérdida recaudatoria por prácticas elusorias de las grandes empresas multinacionales asciende a entre el 4% y el 10% de la recaudación mundial por el impuesto de sociedades. Es decir, una pérdida para las arcas públicas de los países de entre el 100.000 y 240.000 millones de dólares anuales. De acuerdo con este organismo los tipos de gravamen efectivos soportados por las grandes empresas multinacionales se estiman entre cuatro y 8,5 puntos porcentuales por debajo de aquellos soportados por empresas de similares características que operan únicamente a nivel nacional.”

Las 35 compañías del IBEX sumaban en 2015 de forma conjunta 1.285 sociedades en estos lugares: 97 de ellas estaban radicadas en paraísos, entendiendo por tales a los territorios que ocultan información fiscal. El resto, 1.188 se hallan en nichos o territorios con baja tributación para no residentes.  Es un 46% más que el año 2014.

Oxfam Intermón ya denunciaba el año pasado que “un solo edificio de una altura de Wilmington, en Delaware (USA), alberga 285.000 empresas”, en referencia a la sede de la agencia intermediaria CT Corporation, en el número 1209 de la calle North Orange de esta localidad. Pocas empresas se libran de estar presentes en Delaware, allí se encuentran matrices de Ferrovial, cincuenta firmas dependientes de ACS, diez de Grifols, seis de OHL, cuatro de Sacyr y Abertis y una de FCC. El Banco Santander sigue siendo la empresa con más sociedades en paraísos o nichos fiscales. La entidad presidida por Ana Patricia Botín suma 216 sociedades en estos territorios y 19 de ellas están en países calificados por la OCDE y por España como paraísos fiscales. También repite en segunda posición la constructora ACS con 152 sociedades (13 en paraísos) y detrás se sitúan Arcelor Mittal (145) y Repsol (120). Debemos recordar que el año 2016 aquel banco obtuvo  un beneficio de 1.867 millones de euros en el primer trimestre de este año, lo que supone un incremento del 14% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, según ha informado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Antes de impuestos el beneficio crece el 17%, a 3.311 millones.

A estos patriotas les resulta rentable este tipo de modelo. Para estos patriotas la crisis ya ha terminado. Para las 17.200 personas que se han quedado sin el trabajo y para los  69.800 empleos destruidos en los tres primeros meses, según la EPA, no.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince + 3 =