Para Francisco Fernández Marugánun maltratador no puede ser un buen padre”. Una afirmación que lanza el Defensor del Pueblo, tras analizar las quejas y denuncias recibidas por los ciudadanos a lo largo de 2017, año del que ha presentado el Informe Anual de la Institución este miércoles ante el Congreso de los Diputados, y del que ha destacado la preocupación por la desigualdad generada por la crisis económica y el ascenso del número de ataques machistas.

EL Defensor ha mostrado su gran preocupación por la violencia machista que desde 2003 ha dejado más de mil mujeres muertas y que cada año deja a muchas niñas y niños huérfanos. También ha recordado a los ocho menores que fueron asesinados por su padre maltratador el pasado año.

Marugán ha expuesto el trabajo realizado por el Defensor y ha hecho hincapié en la desigualdad generada por la crisis económica, que ha sido puesta de manifiesto por los ciudadanos en sus quejas. Así, ha asegurado que es una realidad que “no se puede ignorar”. En 2017, la Institución tramitó 25.776 expedientes y formuló 2.338 resoluciones a las administraciones.

Durante su intervención en la Cámara Marugán ha destacado que “han faltado fondos para inversiones en colegios, hospitales, viviendas y servicios sociales” y “estas carencias en inversiones y servicios tan importantes” se han reflejado en las quejas recibidas en la Institución.

A juicio del Defensor del Pueblo, se dio por hecho que una recuperación económica iba a solucionar los problemas de colectivos como parados de larga duración, trabajadores pobres, familias con todos su miembros en paro, jóvenes sin trabajo, dependientes, niños en peligro de pobreza o personas sin recursos, que “viven pendientes de las ayudas del Estado”.

En su opinión, “la desigualdad sólo podrá corregirse mediante una política activa, decidida y continuada de redistribución de la renta, ya que no se puede suponer que por el simple hecho de haber salido de la crisis, la desigualdad se vaya a reducir por sí sola”.

Por eso, y tras destacar que otros organismos como el Banco de España, la OCDE, la ONU o el FMI coinciden con este diagnóstico, Fernández Marugán ha abogado por un proceso de reparto más justo que ayude a quienes están en situación de desprotección social. A su juicio, “ha llegado el momento de curar las heridas que la crisis abrió y que todavía no están cerradas”. El Defensor también ha criticado que en pleno siglo XXI siga existiendo discriminación laboral y brecha salarial entre mujeres y hombres.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once + quince =