Mientras el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, estudia una posible denuncia contra el diario ‘Público’ por desvelar unas grabaciones que considera “ilegales” y el Partido Popular de Cataluña se ha quedado solo en el proceso parlamentario de revocación de Daniel De Alfonso como director de la Oficina Antifraude de Cataluña, el pleno del Parlament de Catalunya ha decidido destituir este miércoles a de De Alfonso como director de la Oficina Antifrau de Catalunya.

Así ha sido aprobado en la Junta de Portavoces del Parlament, que había incluido la revocación en el orden del día del pleno para que De Alfonso sea destituido del cargo después de que hayan trascendido sus conversaciones con el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, por las que se les acusa de conspirar contra el independentismo.

La votación de su destitución -que ha salido adelante puesto que todos los grupos con excepción del PP apoyaron la propuesta– se ha efectuado justo tras la sesión de control al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. El debate se produce después de que todos los grupos del Parlament salvo el PPC aprobaron elevar al pleno de la Cámara la destitución del dirigente. Primero se ha leído en voz alta ante toda la Cámara la propuesta de revocación del director de la Oficina Antifraude catalana y, a continuación, cada grupo parlamentario ha dispuesto de un tiempo de intervención de siete minutos.

Según la Ley de la Oficina Antifrau, para cesar a su director es necesario que sea aprobado por una mayoría de tres quintas partes del Parlament, algo que parece probable, aunque en el caso de no se consiguiera la mayoría requerida, se debería hacer una segunda votación, en la misma sesión del pleno, en la que el cese requeriría el voto favorable de la mayoría absoluta de miembros de la Cámara.

La propuesta aprobada la semana pasada considera que las informaciones aparecidas en los medios de comunicación sobre De Alfonso han “comprometido gravemente el cumplimiento de los deberes y obligaciones inherentes al cargo”. Las conversaciones entre el director de la OAC y el ministro del Interior, añade dicho texto, “ponen en evidencia una conducta impropia del cargo, claramente incompatible con los valores que ha de defender y promover la OAC, de los que su director debe ser el máximo ejemplo”.

El magistrado Daniel de Alfonso fue designado el 21 de julio de 2011 por el Parlament como director de la OAC, al contar su nombramiento con el apoyo de CiU, PSC, PP y C’s, pero no fue unánime, puesto que ICV-EUiA y ERC se abstuvieron y Solidaritat (SI) votó en contra.

Pocos días antes de su nombramiento, en su comparecencia para pasar el preceptivo examen de idoneidad, el hasta entonces magistrado de la sección séptima de la Audiencia de Barcelona explicó que su voluntad era actuar “con prudencia y sin precipitación”, y aseguró que incidiría en las labores de prevención.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × cuatro =