Como llegaron se fueron. Sin un hola ni un adiós. Felipe regaló alguna sonrisa forzada a los presentes y también aplausos. Alfonso ni lo uno ni lo otro. Para la galería quedará la foto, pero los dos metros de distancia y las dos personas que los separaban este domingo 26 de marzo en la primera fila del pabellón 1 de Ifema en Madrid es solo la metáfora de un distanciamiento histórico que ha vuelto a quedar en evidencia ante 7.000 entregados simpatizantes y militantes en el comienzo de la carrera de Susana Díaz para liderar el PSOE vía primarias.

Felipe González y Alfonso Guerra, su histórico número dos durante décadas en el partido y también en sucesivos ejecutivos socialistas desde 1982 a 1991, rompieron cualquier tipo de relación, personal y profesional, más o menos desde aquel 12 de enero de 1991 en la clausura del congreso de los socialistas extremeños, cuando el entonces vicepresidente del Gobierno presentaba su dimisión irrevocable.

El caso del ‘hermanísimo’ Juan Guerra dio al traste con una entente que se mantuvo cordial hasta aquel momento crítico en que uno de los hermanos del vicepresidente del Gobierno fue condenado a un año de prisión y multa de 150.000 euros por delito fiscal. Alfonso Guerra fue eximido de toda responsabilidad penal, pero el daño al partido, al Gobierno y a la relación entre Felipe y su mano derecha se resintió hasta este domingo mismo en Madrid, en que ninguno de los dos ha movido un dedo para que los simpatizantes y militantes puedan interpretar cierto acercamiento. Nada más lejos de la realidad.

Díaz los ha convocado para transmitir una dudosa imagen de unidad interna que solo se escenifica en las grandes citas

Ambos han acudido juntos a contadísimos actos de partido, siempre que la crítica situación así lo requería en el guion. Ni la presencia de ambos en el cierre de campaña de las generales de 1996 pudo evitar la llegada de Aznar. Tampoco sirvió para mucho que los dos prestaran su presencia en un mitin para lanzar la candidatura de Rubalcaba a la presidencia del Gobierno en 2011, el año de la llegada de Rajoy a Moncloa.

Ahora Susana Díaz vuelve a probar suerte para disputar el liderazgo del partido a sus compañeros Pedro Sánchez y Patxi López. Es consciente de que esta puesta en escena de poderío territorial con el apoyo de numerosos barones y de históricos como González y Guerra es un arma de doble filo que la alinean con un pasado repleto de desencuentros internos, batallas intestinas y fratricidas. Ninguna comparable a la que vive el partido desde el pasado 1 de octubre pasado, con un riesgo de fractura más que posible a día de hoy.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

12 Comentarios

  1. Felipe el Capo, el de los fondos reservado, Fileza, el Gal, Alfonso guerra y el robo de dinero público caso Juan guerra y levanta el puño diciendo yo soy de izquierda comiendo de lo publicó desde el 1977, Zapatero ese que se pasó la constitución y los derechos de los españoles por el forro de los pantalones y entrego a los españoles a los mercados y a la ruina de las clases trabajadoras y han hecho más ricos a los ricos que para ellos esa es su ubicación actual y ese Rubalcaba el que permitía que el campechano tuvieras sus orgías con dinero público de todos los españoles ese que ha permitido que Rajoy gobierne, el pasado de la socialdemocracia no está a la altura de una sociedad distinta en el siglo XXI estos se han vuelto liberales. El juradipark que presentó la Gusana es tan solo un atracción del parque donde podemos ver los diferentes espécimen del jurásico ya extinguido.

  2. Mientras este lleno de traidores no volveran a tener mi voto. hay que empezar por que el señor Gonzales se quede en su casa , que echemos -con el voto -a los de Extremadura, los colocadores de familiares.
    No tengo nada contra la señora Susana ni contra ningun candidato , pero que a la presentacion a esta señora se le haya apoyado tanto y, a los otros candidatos nada ,pues no me parece que le vaya a favorecer.
    si a eso ponemos, que estan reforzando al PP, como que, en el PSOE, tiene que haber un cambio muy profundo o quiza mejor que desaparezca .
    Esto no es Alemania, u otro pais con un estado de bienestar en el que una gran coalicion pueda ser lo mejor .Ciego hay que estar, para no ver que la derecha aqui tiene mas de extrema y facista y, la izquierda tiene que seguir buscando la ampliacion del estado de bienestar.Que en este pais haya una ayuda a la familia tan miserable es para dar verguenza, que el PSOE es parte responsable, si bien Zapatero intento hacer algo y, la crisis le paro los pies .
    No quiero un PASOP, quiero uno valiente que se le oiga en Europa, y desde luego, con el actual PSOE no se puede esperar nada, ya que en Europa le dan migajas y enchufes nada mas.
    Fui votante del PSOE no porque fuese el mejor, sino, porque me parecia el menos malo. Ahora ya no les puedo aguantar. Y por si fuera poco con las puertas giratorias se me han quitado todas las ganas,
    Ahora habra un congreso y si no gana esta señora volveran a las andadas .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × cinco =