Los propios vocales integrantes de la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) fueron los que divulgaron a los medios de comunicación sus dudas acerca de la validez de los Acuerdos adoptados el 14 de enero de 2016, entre cuyas decisiones se encontraba  la composición de la terna que llevaría a la Sala 2ª del Tribunal Supremo a Pablo Llarena.

Las decisiones que se tomaron ese día en la Permanente consistieron en la aprobación de la composición de dos ternas de candidatos para el Tribunal Supremo, una para un puesto de magistrado de la Sala Segunda de lo Penal entre cuyos nombres se encontraba el de Pablo Llarena, y otro de la Sala Tercera de lo contencioso administrativo en la que figuraba Fernando Román – amigo íntimo del presidente del CGPJ, Carlos Lesmes-.

Ese mismo día quedaron conformadas también las ternas de los candidatos para las presidencias de los Tribunales Superiores de Justicia (TSJs) de Andalucía, Castilla-León, Castilla-La Mancha (en la que figuraba un sobrino del Cardenal Rouco Varela que ya entonces había sido denunciado por corrupción, Vicente Rouco Rodríguez), y también de los TSJs de la Comunidad Valenciana y Cataluña.

Las dudas acerca de la validez de los acuerdos adoptados por la Comisión Permanente de fecha 14 de enero traían causa de la indebida utilización del mecanismo de la sustitución por parte del Presidente  Lesmes a favor del Vicepresidente Juanes, que todo daba a entender que se hizo en fraude de Ley.

Lesmes quería que en una de las ternas se incluyera a su amigo Fernando Román. Y para “despejar” cualquier sombra de duda sobre su “imparcialidad” no se le ocurrió otra cosa que delegar su voto en Juanes, quien por otra parte no había asistido a una sola de las entrevistas, ni había tenido conocimiento previo de los expedientes de los candidatos. Por eso Juanes necesitaba “instrucciones” para votar en el sentido en el que lo hizo.

Era evidente que Lesmes tenía que abstenerse pero se equivocó en el modo elegido para su sustitución, ya que la “delegación de voto” perpetuaba en el mandatario las causas de abstención del mandante, provocando la nulidad de todos los acuerdos alcanzados ese día por la Comisión Permanente.

Por esa razón,  una de las vocales que componían la Comisión Permanente ese día, la abogada del Estado Nuria Díaz Abad, puso en tela de juicio el modo empleado por Carlos Lesmes para su sustitución, que aprovechó la ocasión para desplazarse a París para asistir a la apertura del Año Judicial de la Corte de Casación francesa.

Es a partir de las objeciones de Díaz Abad cuando saltaron todas las alarmas, pues el descubrimiento del fraude no solamente ponía en peligro la composición de la terna en la que se había incluido a Fernando Román, sino que podía hacer estallar todo el sistema, salpicando la nulidad a todos las ternas que se habían constituido ese día, nada menos que 7, de las cuales 5 correspondían a la provisión de vacantes de presidente de los TSJs de Andalucía, Castilla-León, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Cataluña.

Es entonces cuando, ya de vuelta Carlos Lesmes de su viaje a París, actuó la perversa maquinaria de la transparencia en la documentación de los actos del Consejo General del Poder Judicial.

La intervención de Nuria Díaz Abad se hizo constar en el acta del día 14 con un simple “voto en contra”, sin más detalle, y solo en referencia al acuerdo 1.1.2., la composición de la terna en la que se incluyó a Fernando Román. Pero además, para evitar cualquier peligro de contagio a las demás ternas y “salvar los muebles” se sacaron del acta del día 14 los acuerdos sobre la composición de las ternas para la plaza de presidente de los TSJs de Andalucía, Castilla-León, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Cataluña, que se llevaron a un acta de una inexistente Comisión Permanente supuestamente celebrada dos días antes, lo que era físicamente imposible porque el día 12 de enero las entrevistas duraron toda la tarde/noche y no hubo tiempo para realizar ningún informe, ni debatirlo.

De esta forma ya no había peligro de que el sistema se derrumbara, aunque fuera a costa de haberse cometido un delito de falsedad en documento público y oficial que colocaría bajo sospecha a todos los acuerdos adoptados por el CGPJ los días 12 y 14 de enero de 2016, entre ellos la propuesta de nombramiento de Pablo Llarena Conde como candidato a la plaza de Magistrado de la Sala 2ª del Tribunal Supremo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

28 Comentarios

  1. Ufff, que peste desprende el sistema judicial español…podrido hasta límites insospechados, especialmente las capas altas, las de deaignación por amiguetes y políticos, como no. Pobre españa, pobres españoles y pobres policías y jueces honrados y decentes, siempre luchando y siempre traicionados por los mismos personajes.

  2. Ya lo dice el juez Silva: La corrupción verdadera en España está en el Poder Judicial. Hasta cuándo aguantarán los españoles tanta manipulación y corrupción de todos los poderes del Estado??

    • La corrupción verdadera está en el Poder Militar. Ellos ganaron una guerra matando millones de conciudadanos, dictaron sobre España y llegado el momento ¿Por qué debían renunciar a su poder? ¿Porqué los familiares de los que mataron 40 años atrás quieren democracia? Bueno, si se apaña así y asá se puede dar el pego y entramos en la UE donde podemos sacarnos algunas subvenciones. Y a este teatrillo lo llamaremos La Transición Española.

      Y portaos bien con el señor que el Generalísimo propuso. Si no… ya sabéis cómo nos las gastamos.

      • La corrupción verdadera emana del pueblo.
        En estado como el nuestro,
        Los militares
        Los políticos
        Los jueces
        La iglesia
        La policía
        El legislativo
        Lo único que hacen enhebrarla y hacerla grandemente provechosa.

    • En el momento en que veamos jovenes como ahora con inpetu y ganas de cambiar las cosas y no arrugemos la nariz y les llamemos perroflautas u guarros con coleta,mucho quejarse y pocos cojones para votar otra cosa que no sea pppsoe.

  3. Es importante recibir información de estos entresijos judiciales difíciles de entender para los no iniciados pero lo que si parece claro es que los órganos judiciales superiores españoles están podridos.

  4. Es vendran crispetes a tones aquests dies!!! Mare mevaaaa!!Quina impunitat han tingut fins ara els veritables delinqüents d’aquest Estat podrit!!!PROU!

  5. La justicia espanyola es el principal foco de corrupción, pero el PSOE tampoco hará nada por evitarlo, porque tiene intereses ocultos y juicios pendientes y prefiere tenerlos de su parte.

  6. Pero que chapuceros son. Todos tenían y tienen los mismos masters y de la misma universidad. Que poca vergüenza y que poco nos valoran. Nos quieren incultos como ellos. Ñ despierta, nosotros ya lo hemos hecho.

  7. Que desastre. Los poderes fácticos son el cáncer de España. La Justicia, es una merienda de negros, como ejemplo de ello.

  8. -Hola (por telefono), ¿Es ahí el Tribunal Supremo?
    -Si, ¿que desea?
    -Avisarles de que sálvese quien pueda.
    -Lo siento, ya no es posible.

  9. Esto de ser así es un delito descomunal. La pregunta es ¿quien juzga a los jueces? Y otra pregunta más ¿esta es la supuesta independencia judicial?

    • A tu primera pregunta;
      A los ‘jueces’ españoles los juzgarán (ya le ha tocado a uno de ellos) la justicia justa (valga aquí la redundancia) de los paises civilizados y democráticos. Si no, a que viene tanto ‘canguelo’ por parte del mismo juez y de todo el aparato judicial español?.
      A la segunda pregunta;
      Tu mismo te has respondido con la palabra mágica: ‘supuesta’

  10. Todas las instituciones del Estado tienen un grado tal de podredumbre que seria necesaria una “desinfección” a fondo, por no decir una pequeña “revolución” que quite elimine todos los intereses particulares, de partido y corporativos que están minándolo todo.

  11. ¿Y por qué no denuncian a los delincuentes? ¿Los jueces no están sometidos a las leyes como el resto de los mortales?
    Resulta que es gravísimo que Willy Toledo desobedezca una comparecencia judicial por un delito medieval, pero todo el mundo mira a otro lado cuando el núcleo de la justicia de nuestro país se confabulan para trapichear.

  12. Cualquier estamento donde puedan meter manos los políticos, está corrupto y podrido, a los jueces que se nombren entre ellos mismos, nunca ha habido ni habrá, si seguimos así, separación de poderes en éste santo pais llamado España, ¿alguien ha visto alguna vez algún perro que muerda la mano que le da de comer?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diez − ocho =