Facebook es la red social más potente y grande del mundo. Sabe todo de todos, y por ello, puede ofrecerte llegar a tu cliente ideal de una forma tan específica como esta: mamá de 40 años que vive en el barrio de Vallecas, que ha tenido a su primer hijo hace 6 meses y está interesada en bajar de peso.

Esta segmentación tan brutal te permite crear un mensaje dirigido solamente a esta mamá, que es tu cliente, por ejemplo: Aprende 5 secretos para recuperar tu cuerpo después del embarazo a los 40.

La máquina de publicidad en la que se ha convertido Facebook apenas tiene límites, y por ello, es una red favorita de la mayoría de las marcas que quieren vender sus productos y servicios a los más 1.900 millones de personas que interactúan todos los días en ella.

Hasta ahora, las marcas tenían acceso gratuito para hacer negocio en esta red social: crear una página, atraer seguidores, interactuar con ellos, ofrecerles contenido de valor, y por supuesto, vender sus servicios y productos.

Pero si tienes una página de negocio te habrás dado cuenta desde hace algún tiempo que no hay interacción y parece que tus seguidores han desaparecido! Solo tienes uno o dos “me gusta” y nadie comenta nada. ¿Te suena?

Crear tu página de Facebook seguirá siendo gratis. Pero a partir de ya todas las marcas tenemos que empezar a pagar para que nuestros seguidores puedan llegar a ver nuestros contenidos.

Facebook genera un algoritmo, una fórmula, para priorizar lo que cada uno de nosotros vemos en nuestra página de Facebook en función de nuestros gustos, intereses, y amigos con los que interactuamos más.

Este algoritmo deja a la cola de las prioridades los contenidos que publicamos las marcas. En primer lugar, porque la red social está pensada para las personas, no los negocios, pero más importante aún, porque Facebook es una empresa y sabe que nosotros estamos utilizándola para vender, por lo que quiere sacar beneficio de ello.

Para ponerte un ejemplo, si tienes una página de Facebook con 12,000 seguidores, como es mi caso, solo 1500 de ellos serán capaces de ver el post que acabas de colgar en su Facebook. Es un porcentaje muy pequeño!

No tienes interacción con tu audiencia porque simplemente no llegan a ver tus posts!

Y aquí es cuando a las marcas no nos queda otra alternativa que pagar para promocionar nuestros posts, artículos, o vídeos que queremos compartir con nuestra propia audiencia. Ya no solo pagar por una campaña publicitaria, sino para visualizar nuestro contenido. En otras palabras, para crear una comunidad.

Puede parecer injusto, pero es un cambio al que todas las marcas nos hemos de acostumbrar. La barra libre ya no funciona. Sin un presupuesto para redes sociales no hay juego.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × uno =