El traslado de empresas fuera de Cataluña, una relocalización de intencionalidad punitiva, contiene algunas paradojas que quizás desvelan la etiología contradictoria del problema en sí. Es deducible que el éxodo empresarial supone un perjuicio para Cataluña, un perjuicio propiciado por el Gobierno de la nación y, como tal, responsable del territorio catalán como parte de España y se compadece poco que un ejecutivo intente como estrategia política perjudicar a parte del país que Gobierna, añadiendo que el perjuicio se causa a todos los habitantes de la comunidad, independentistas y no independentistas. Es un intento, según Enric Juliana, de “extranjerizar” a Cataluña, ya que las sanciones comerciales o económicas se imponen a países extranjeros no al propio. Es parte de una psicología conservadora que comienza el primer día de la ocupación de Barcelona por las tropas franquistas que sembraron la ciudad con unos pasquines que rezaban: “Si eres español, habla español.” Marcando una diferencia beligerante entre lo español y lo catalán.

Si, como afirma el Gobierno de Rajoy, la independencia no se va a producir, puesto que no tiene ningún efecto legal cualquier acto en este sentido que efectúe el gobierno catalán o el parlamento autonómico, ¿Por qué realizar acciones que claramente perjudican al conjunto de los ciudadanos de Cataluña sea cual sea su ideología y sentimientos? ¿Es de esta forma como espera Rajoy que los soberanistas cambien de actitud? El problema catalán es de ese tipo de dificultad que si se plantea en término de vencedores y vencidos, como lo ha hecho el gobierno conservador, lo más probable es que se agrave y se extienda en el tiempo con menos perspectivas de que la herida se pueda cauterizar. En realidad, el planteamiento debería ser: victoria o solución.

Por su parte, tendrían que recordar algunas empresas de inequívocas raíces en Cataluña las campañas mesetarias contra los productos catalanes que se hicieron desde el conservadurismo que hoy les facilita la entrada en la estepa castellana. Porque el acto político implícito de la derecha española se sustancia en la demolición asimétrica del Estado, donde el aparato público se desmantela en sus hechuras democráticas y sociales, al tiempo que se refuerzan las funciones represivas en el marco político y cultural. Ideológicamente se consolida un ámbito autoritario donde el establishment económico-financiero repudia cualquier pacto con las clases populares y medias que perjudique la libertad de explotación ad libitum.

La ciudadanía es aherrojada psicológicamente por el imperativo de un proscenio inconcuso que se impone al imaginario colectivo a modo de fatalidad. Como recuerda Hans Magnus Enzensberger es la prohibición de pensar, no es un argumento, es un anuncio de capitulación. Todo ello es lo que hace que para el gobierno de Rajoy todo problema se plantee en términos de victoria o derrota, es decir, con el corolario obligado de simplificarlos a una mera cuestión de orden público. Bajo esta metafísica antipolítica ¿Cuánto tiempo podrán estar las heridas abiertas de la crisis social, política, institucional y territorial que padece el país?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa guerra en la sombra de los Estados Unidos en África
Artículo siguienteÓscar Puente le recrimina a Puigdemont que no hace política para la gente
PREMIOS Premio Internacional de Poesía “Desiderio Macías Silva.” México Premio Internacional de Poesía “Videncia.” Cuba. Premio de Poesía “Dunas y sal.” España. Premio de Poesía “Noches del Baratillo.” España. OBRA IMPRESA Penélope y las horas sin retorno. Instituto Cultural de Aguascalientes. México. Todos los días sin tu nombre. Editorial Carrión Moreno. Sevilla. El origen mitológico de Andalucía. Editorial Almuzara. Córdoba. Socialismo en tiempos difíciles. Izana ediciones. Madrid. Breve historia de la gastronomía andaluza. Editorial Castillejo. Sevilla. La cocina sevillana. Editorial Castillejo. Sevilla. La cocina musulmana de occidente. Editorial Castillejo. Sevilla.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + 4 =