CCOO, UGT, CSIF y Sindicato Libre han valorado la jornada de ayer como un éxito rotundo, que evidencia el rechazo de los trabajadores y trabajadoras de Correos ante los constantes recortes en financiación, empleo y de derechos.

Los sindicatos cifran en un 80 por ciento el éxito de los paros. 30.000 trabajadores y trabajadoras de Correos ha dicho un “no contundente a los recortes presupuestarios”, en correos -180 millones de euros en 2017 y 2018-, “a años de renuncia a la modernización de Correos, a un déficit histórico -225 millones €-, a la destrucción de 15.000 empleos y a la congelación del Convenio Colectivo y Acuerdo desde hace más de cuatro años”. La política del anterior gobierno ha dejado a la empresa pública postal en números rojos.

Cifras económicas inauditas para la empresa postal pública, que se han trasladado también a la supresión de 15.000 puestos estructurales en la última década, y a la imposición de un modelo de empleo basado en la eventualidad (35% de la plantilla), los tiempos parciales (22% de la plantilla), y contratos de días y horas. Un empleo low cost y unas condiciones laborales cada vez más precarias reguladas en un convenio y acuerdo congelados desde hace cuatro años.

José Manuel Sayagues, secretario del Sector Postal de UGT ha manifestado que “los trabajadores postales han mostrado, con su apoyo a las movilizaciones, su determinación de reclamar la atención de los poderes públicos sobre la situación del Servicio Público Postal y de su prestador, Correos. Esperamos que el nuevo Gobierno esté a la altura y escuche a unos trabajadores que exigen un reconocimiento a su esfuerzo, después de sufrir una etapa inaceptable de recortes salariales y de derechos, además de soportar, en paralelo, el impacto demoledor de una reduccion y precarizacón del empleo sin precedentes.

El dirigente de UGT postal, se ha mostrado contundente “UGT está convencida de que el Servicio Público Postal tiene futuro, le pese a quien le pese, y se puede demostrar. Sería un grave error que el nuevo Ejecutivo no sea capaz de escuchar y restaurar la confianza en un servicio público que, entre otras cosas, sirve a la tarea de cohesionar política, social y económicamente el país”.

La masiva participación de los trabajadores y trabajadoras de Correos pone de manifiesto el rechazo ante el proceso de pérdida salarial, precarización de empleo que venimos soportando desde hace años: temporalidad y eventualidad (35% de la plantilla existente), minijobs (22% de la plantilla actual), sobrecargas de trabajo y deterioro de la salud laboral.

Para Regino Martín Barco, secretario general de CCOO en Correos, esta jornada de huelga parcial de 2 horas en toda España (salvo Madrid y Sevilla con paros de 3 horas), es una huelga “que supone el rechazo contundente a los recortes salariales, de empleo y derechos que la empresa y el anterior Ejecutivo han ido aplicando en los últimos años en una dieta austericida sin precedentes”.

El líder de CCOO en Correos, ha recalcado que “la reducción de plantilla y la supresión de oficinas” dejará sin servicio a millones de personas. “Estamos asistiendo al desmantelamiento de los derechos de la ciudadanía al servicio público postal, a la desaparición de miles de carteros y carteras sin que los poderes políticos estén moviendo un dedo para solucionarlo”.

“Con este respaldo en las calles de los miles de trabajadores y trabajadoras de Correos, el nuevo Gobierno de Pedro de Sánchez, que mantuvo una plena implicación durante su etapa en la oposición con la presentación e impulso de varias proposiciones no de ley en el Congreso y el respaldo unánime en mociones y resoluciones en ayuntamientos a la empresa postal pública y al servicio que presta, debe abrir las vías de negociación necesarias para articular la búsqueda de soluciones consensuada para Correos con medidas que no se pueden hacer esperar”, ha asegurado el secretario general de CCOO en Correos.

El 7-J ha sido el punto de inicio de un calendario de movilización que se mantiene porque seguiremos exigiendo las mismas reivindicaciones (recuperar empleo, salario y derechos). La movilización continúa en junio con concentraciones autonómicas y se intensificará con tres huelgas generales a finales de año. A la espera de que el nuevo Gobierno coloque a Correos en su agenda política de prioridades y revierta la política de recortes e inacción que venimos padeciendo desde hace años.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 − 2 =