El ex president de la Generalitat no sólo complica su situación al no presentarse hoy ante la Audiencia Nacional, sino que también lo hace al resto de ex cargos catalanes que hoy deben comparecer ante la Justicia española. Puigdemont se pone la soga al cuello, lo que más temía: la orden de busca y captura y la opción de prisión.

Muy mal asesorado está Puigdemont, según los expertos. En torno a la Audiencia Nacional se da por hecho que existe una gran probabilidad de que la orden de busca y captura no sólo se acuerde con respecto a Puigdemont, sino en relación con todos los exconsellers que no se presenten a la citación judicial.

Es también muy probable que la Fiscalía pida prisión para todos los exmiembros del Govern, basándose en la relevancia del delito que les imputa, el de rebelión, para el que puede corresponder una pena de 30 años de prisión en los supuestos más graves.Las mismas fuentes consideran, sin embargo, que la juez Lamela difícilmente accederá a esta solicitud, salvo tal vez en algún caso aislado y dependiendo de la declaración y la conducta atribuida a cada uno de los investigados.

En cambio, sí se estima que la magistrada podría dictar varias resoluciones de prisión eludible con el pago de una fianza que el ex president de la Generalitat tendrá que enfrentarse a lo que más temía: orden de busca y captura y prisión.

Por otro lado en la Audiencia se cree que los exconsellers no van a declarar o sólo responderán a las preguntas de sus abogados. Los letrados estiman que las citaciones se han producido con excesiva celeridad tras la presentación de las querellas de la Fiscalía.

El president de la Generalitat cesado, Carles Puigdemont, no estará hoy en Madrid para declarar ante la Audiencia Nacional. Ni él ni el resto de exconsellers que han optado por permanecer en Bélgica: Meritxell Borràs, Meritxell Serret y Toni Comín (se desconoce el paradero de la exconsellera Clara Ponsatí, a quien se vio por última vez en la rueda de prensa que una parte los antiguos miembros del Govern celebraron el martes en Bruselas).

“Un grupo de consellers y el president se quedarán en Bru­selas”, confirma el comunicado que a última hora de la tarde envió “el Govern legítimo de la Generalitat” para explicar cómo se “afrontan las citaciones” de la justicia, y se cree que pedirán comparecer por videoconferencia. Una opción que “es posible”, según explicó ayer el abogado en Bélgica de Puigdemont, Paul Bekaert, a la agencia Associated Press. Aunque está por ver que la Audiencia Nacional acepte realmente esta posibilidad. Cabe recordar que no lo admitió para el presidente Mariano Rajoy cuando hubo de declarar por el caso Gürtel ante el mismo tribunal.

En caso de rechazar esa comparecencia a distancia, podría emitir una orden de detención. Evitarlo será el principal objetivo de Bekaert, según explicó él mismo en la citada entrevista.
El abogado dio allí algunas pinceladas de cuál puede ser la estrategia. Detalles que se confirmaron después en el comunicado oficial. “En ningún caso, los consellers y el president que se quedan en Bruselas contemplan ­eludir la justicia, sino que justamente la reclaman, y responderán a unas citaciones (…) de acuerdo a los mecanismos que ya están previstos en la Unión Europea en estas circunstancias”.

Si la Audiencia Nacional reclama la extradición mediante la euroorden, una parte de este proceso de dirimirá en Bélgica, ya que deberá ser la justicia de este país la que decida si acepta la entrega a España del president Puigdemont, Borràs, Serret y Comín.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorFaraones, reyes divinos en la Tierra
Artículo siguienteLas malas lenguas también alimentan

Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible.
Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann.

Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública.

Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × uno =