Seqirus la segunda compañía más grande de vacunas del mundo, tiene previsto comercializar en Europa una novedosa vacuna cuadrivalente contra la gripe (QIVc) que se convertirá en la primea vacuna antigripal estacional de cuatro cepas en cultivo celular con licencia en Europa. Con esta nueva vacuna se contribuirá a reducir el número de hospitalizaciones relacionadas con el virus en el continente europeo.

La vacuna QIVc fue autorizada en EE.UU por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y se crean mediante el cultivo celular, mientras que las vacuna clásicas de cultivan inoculando huevos. Recientes estudios de laboratorio han demostrado que algunos virus de la gripe experimentan cambios cuando se cultivan en huevos, lo que posiblemente afecte la efectividad de las vacunas antigripales tradicionales basadas en el cultivo inoculando huevos. Estos cambios no se observan en los virus cultivados en células, y es lo que nos permite llegar a la hipótesis de que las vacunas contra la gripe basadas en células pueden ofrecer una mejor protección contra la gripe en algunas temporadas.

Este invierno, por ejemplo, las vacunas recomendadas para la temporada demostraron una muy baja eficacia frente a una de las cepas predominantes en Estados Unidos, siendo especialmente dañinas para las personas mayores. En España ha predominado una cepa tipo B, de apellido Yamagata, que no se encontraba en el combinado de la vacuna. Sin embargo, la B que si estaba en la vacuna, la Victoria, parece haber protegido a buena parte de la población vacunada frente a la Yamagata. Esto da lugar a una protección cruzada que debe ser estudiada por expertos.

Por todos estos fallos, Sequris ha presentado una Solicitud de Autorización de Comercialización para la vacuna QIVc a la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y tiene previsto su lanzamiento para la temporada 2019-2020. La nueva vacuna, gracias a la manera de producirse en células de mamífero estables, aseguraría una mayor eficacia que las vacunas clásicas. Otra de las ventajas es que será válida para cuatro cepas frente a las tres actuales.

El laboratorio Seqirus asegura que ha ampliado su capacidad y velocidad de producción para atender el mercado europeo enseguida. La compañía pretende obtener para la QIVc una indicación inicial de edad a partir de los 4 años, y ya ha iniciado estudios clínicos para que su indicación se extienda a los 6 meses.

Las vacunas clásicas se cultivan inoculando huevos. Pero junto a las grandes virtudes de este medio biológico, hay pequeños inconvenientes que este año han sido grandes: durante el cultivo se producen pequeñas mutaciones respecto a la cepa original que se ha inoculado y puede ocurrir que apenas proteja al 20-25% de los infectados por esa cepa. El cultivo en célula no tiene estas mutaciones y es además más rápido, lo que da una mayor capacidad de reacción en caso de pandemia, como la del 2009.

Actualmente las vacunas de cultivo celular sólo se pueden comprar en Estados Unidos. España las trae para personas especialmente vulnerables y alérgicas al huevo. Pero según han calculado en Seqirus su presumible mayor eficacia se irá imponiendo en los próximos años  aunque coexistiendo con las clásicas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis + 5 =