El sector del taxi gana la primera batalla contra Uber después de que el abogado general de la Unión Europea haya decidido que Uber es una empresa de transporte, y como tal sus conductores pueden ser obligados por los gobiernos de los Veintisiete a disponer de licencias para ejercer su actividad. “La prestación de transporte constituye el elemento principal desde un punto de vista económico, mientras que el servicio de puesta en contacto de pasajeros y conductores mediante la aplicación para teléfonos inteligentes es un elemento secundario”, confirma el letrado.

La noticia ha sido acogida con alegría por parte del colectivo que, sin embargo, entiende que esto es sólo una batalla y no el final de la guerra. De hecho, es el tribunal de Luxemburgo quien debe –teniendo en cuenta la consideración del abogado de la UE, pero sin ser vinculante- decidir si es una empresa de transporte –como sostienen los taxistas- o una plataforma intermediaria que únicamente pone en contacto a conductores y clientes –tal y como se defiende Uber.

Lo cierto es que los profesionales del taxi, a través de sus asociaciones y representantes, entienden que es una competencia desleal, ya que al no pagar impuestos son más baratos y en muchos casos de utilizan vehículos de gama más alta. Esto ha generado que muchos usuarios, especialmente en Madrid y Barcelona, opten por la plataforma de Uber para sus desplazamientos por las grandes ciudades, lo que está suponiendo pérdidas económicas importantes a los taxistas, que son los que están controlados por la Administración, pagan sus impuestos y tratan de sobrevivir con gran competencia interna y esta competencia desleal.

El letrado polaco Maciej Szpunar ha dado la razón a los taxistas y se ha decantado por la primera opción, la más negativa para la compañía estadounidense. “Uber no puede ser considerado un mero intermediario entre conductores y pasajeros”, dice el texto hecho público y al que ha tenido acceso Diario16.

Asociaciones de Consumidores, como Facua, valoran muy positivamente la decisión del abogado de la UE. Ahora queda pendiente que hable el tribunal de Luxemburgo

Prudente satisfacción, por su parte, en el sector del taxi. Este medio ha podido hablar con el vicepresidente de la Federación Profesional del Taxi, Jesús Fernández, quien se muestra prudente con esta batalla ganada. Según sus propias palabras, “este es un primer paso en el que se ha respaldado nuestra reivindicación, pero queda mucho camino por recorrer”. Mientras, reconoce, Fernández, los beneficios de las cuentas de resultados de empresas como Uber son fondos que tenían que estar destinado a los taxistas que pagan sus impuestos y cumplen con la ley. A su juicio, “sus beneficios pertenecen realmente a nuestro colectivo”.

El sector está cada día más preocupado con esta competencia desleal que, en el caso de Uber, tal y como explica el vicepresidente de la Federación Profesional del Taxi, llegó a España en el 2014. Ya entonces, tanto la federación de Madrid como la de Barcelona acudieron a los tribunales. De hecho, ya se han tomado medidas contra esta actividad, y ha sido necesario recurrir a Europa.

En medio de este proceso, se han ido produciendo protestas y movilizaciones del sector del taxi en Madrid y Barcelona contra la liberalización del sector y las plataformas de chóferes y de vehículos de arrendamiento con conductor.

Por el momento ha hablado el abogado de la UE. su opinión suele coincidir en una amplia mayoría de los casos con la sentencia final de los tribunales comunitarios, que se estima puede conocerse antes de final de año, por lo que Uber se enfrenta a la puesta en cuestión de su modelo de negocio en Europa. La gran pregunta que el Tribunal de Luxemburgo debe responder en los próximos meses es si Uber es una empresa de transporte o una plataforma intermediaria que únicamente pone en contacto a conductores y clientes. El letrado polaco Maciej Szpunar da la razón a los taxistas al decantarse por la primera opción, la más negativa para la compañía estadounidense.

Por su parte, organizaciones de consumidores , como Facua, se muestran satisfechos con esta decisión del abogado polaco de la UE.

FACUA- valora positivamente las conclusiones hechas públicas este jueves del abogado general de la Unión Europea, Maciej Szpunar, que recogen que la actividad de la empresa es el transporte, y por tanto tiene que disponer de las autorizaciones y licencias requeridas para la prestación de este servicio por las legislaciones nacionales.

La solución jurídica propuesta por Szpunar, en la cuestión prejudicial que dirime el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) y que enfrenta a la Asociación Profesional Elite Taxi y Uber, no es vinculante. Los jueces del TJUE comienzan ahora sus deliberaciones sobre este asunto para dictar la sentencia.

FACUA coincide con la interpretación del abogado general de la UE, y considera que, dado que la plataforma es la encargada de ofrecer, gestionar y cobrar el servicio ante los consumidores, es quien debe contar con licencias preceptivas y garantías suficientes para ofrecer una correcta prestación y es quien, además, debe garantizar que no se vulneren los derechos de los consumidores y responder ante estos si se produce alguna irregularidad.

En 2014, la Asociación profesional Élite Taxi, que agrupa a taxistas de Barcelona, demandó a Uber por competencia desleal ante el Juzgado de lo Mercantil nº 3 de Barcelona, por considerar que la empresa no tiene derecho a prestar el servicio UberPop en la ciudad. La asociación de taxistas denunciaba que ni la empresa ni los propietarios o conductores de los vehículos que prestaban el servicio disponen de las licencias y autorizaciones establecidas en el Reglamento Metropolitano del Taxi en Barcelona.

El juzgado decidió entonces plantear al TJUE varias cuestiones prejudiciales relativas a la calificación de la actividad de Uber, ya que la empresa defiende que ellos no se dedican al transporte de pasajeros, sino que ofrecen un servicio (el de la intermediación a través de plataformas web o aplicaciones móviles) de la sociedad de la información y que, por tanto, no requieren de las licencias propias del sector del transporte.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorMoción de reprobación de Catalá, Maza y Moix por los casos de corrupción del PP
Artículo siguiente¿Te montas en el castillo hinchable?
Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann. Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + dos =