Ahora más que nunca como padre de dos maravillosas hijas, he claudicado, sí, lo reconozco, estoy sumido ya en un halo de felicidad, en la compra compulsiva de productos navideños, mi agnosticismo le he dejado a un lado y estoy disfrutando de la “magia” e ilusión de estas fechas, de sus tradiciones… que si vamos a ver la luces, luchar por obtener todos los catálogos de juguetes del mundo mundial, compramos miles de detalles para adornar, somos la mar de solidarios y aparcamos todos nuestros problemas con la familia y demás; preparamos los eventos, cenas de empresa y amigos, que si en casa de mis padres o de los tuyos, que mejor un restaurante y así no damos jaleo a mi madre, comprar lotería, por supuesto en doña manolita, o mejor no hacer la cola y pagar 2 euros más al ejercito de doña manolita en Sol… ¿Les suena? Es el día a día de cualquier persona en estas fechas.

Reconozco que siempre me han gustado estas fechas sobre todo el 24 y el 31 de Diciembre y el 6 de Enero; la primera porque es mi cumpleaños, pero he de decir que estaba siempre un poco mosca ese día ya que me quedaba sin un regalo (esto solo lo van a entender los que, como yo, nacimos ese día tan señalado); la segunda, porque se cerraba el año y se abría con una fiesta de antología que siempre acababa con los amigos desayunando un buen chocolate con churros para rebajar la noche; y, por supuesto, el 6 de Enero porque siempre he creído en la magia, nunca he dejado de creer. El resto de días pues ni fu ni fa, salvo el año que tocó la lotería en Segovia y, por suerte, mi familia pillo cacho, muy poco no se crean, pero para una fiesta si dio.

Vengo de una familia tradicional, hijo de maestros de la posguerra, mi madre estuvo en un colegio de monjas hasta los 21 ya que quedo viuda mi abuela en esos años, por lo que la carga religiosa de estas fechas era importante, pero para mí, agnóstico de pensamiento, siempre las viví como unas fechas en las que todo el mundo estaba de buen rollo y sea como fuere siempre me dejé llevar por la corriente, celebraba mi cumpleaños y estaba con la familia y los amigos que era quizás lo que más me gustaba.

Pero siempre el eterno debate y la hipocresía de la gente, ¿por qué sólo 20 días hacemos que surja la magia y resto del año estamos siempre con esa cara de amargados, por qué no vivimos en unas navidades continuas? Asumiendo la tradición y la religión si hiciera falta, me gustaría que a los refugiados se les tratara como a nosotros nos gustaría que nos trataran en su situación, pero no por si acaso, joder, con perdón, porque son seres humanos, como también lo son las miles de mujeres y niñas que son maltratadas y violadas en todo el planeta y ahora en especial por los extremistas islámicos, dejar de mirar para otro lado podría ser algo muy positivo por parte de la humanidad.

Volviendo a las mágicas fechas y porque en muchos hogares no hay juguetes, creo que hay que revisar las tradiciones y hacerlas también más humanas, es por ello que yo, como persona, he puesto mi granito de arena para cambiarlo y muestra de ello es el mágico y solidario proyecto “Ilusión Colectiva www.losreyesmagos.tv” y “Recuperar la Ilusión www.papanoel.online” que junto con Infancia Sin Fronteras y FEDER, hemos puesto en marcha desde una asociación cultural modesta pero comprometida, hemos llevado ya más de 1.500 juguetes en hogares españoles y este año pretendemos aportar para investigación de enfermedades raras. ¿Y tú qué puedes hacer? ¡Lo que sea, pero hazlo!, demostremos que la raza humana no es hipocresía, y que, si alguna vez nos invaden los extraterrestres no nos de vergüenza ajena de presentar a nuestros líderes sociales y políticos, y que por una vez en la vida hagamos los 365 días del año magia, esto es lo que le voy a pedir a Papa Noel y a los Reyes Magos por Videoconferencia este año, y les pido con todo el cariño de mundo que pongan su parte para mejorar esta especie, ahora más que nunca.

Les deseo unas felices y mágicas fechas, cargadas de amor, paz y solidaridad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa vida sigue
Artículo siguienteNeuronas
Javier Arranz Romero nació el 24 de Diciembre de 1978, es Grado en Educación por la UVa, Maestro de Educación Física por la Universidad de Valladolid, Máster en Gestión Deportiva por la Universitat de Barcelona y Experto Universitario en Marketing Deportivo por la U.B., cuenta con numerosos cursos en Liderazgo y Política, así como Deportivos y Educativos. Ha sido Concejal del Ayuntamiento de Segovia, en las áreas de Empleo, Nuevas Tecnologías, Patrimonio Municipal, Educación, Juventud y Deportes. También fue Vicepresidente del Instituto Municipal de Deportes de Segovia, Vocal del Consejo del Deporte de Castilla y León. Ha trabajado en el sector educativo y en especial en Centros de Menores de Medidas Judiciales.Actualmente preside la Asociación Cultural L.P y es Empresario y CEO & Founder en Eternity Online.

1 Comentario

  1. Y si de paso esos juguetes que traen los Reyes son creativos o educativos mejor que mejor. Siempre es mejor si aportan valor añadido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × cinco =