Mucha gente piensa que si limita el consumo de tabaco a los fines de semana o a un cigarro diario su salud no se resentirá. Sin embargo, un estudio llevado a cabo por investigadores del Colegio Universitario de Londres (Reino Unido) confirma todo lo contrario. La salud se resiente, y mucho.

El estudio se basó en los datos de 55 informes que cubrían hasta 141 estudios entre 1946 y 2015, con la participación de millones de personas. Así se pudo analizar el riesgo de sufrir un infarto de corazón, un accidente cerebrovascular o un ictus en función del número de cigarros fumados a diario –uno, cinco o veinte– para después cotejarlo con los individuos no fumadores. También se comparó el peligro de fumar un único cigarrillo o cinco cigarrillos diarios con el consumo de la clásica cajetilla al día de 20 cigarros.

Teniendo en cuenta además otras circunstancias del paciente como la edad, el índice de masa corporal, el colesterol, la tensión arterial y el género, se comprobó que fumar solo un cigarrillo al día aumenta el riesgo de infarto hasta un 74% en hombres y hasta un 119% en mujeres.

Como explicó Allan Hackshaw, director de esta investigación publicada en la revista The BMJ, “nuestros resultados muestran que un gran porcentaje del riesgo de enfermedad cardiovascular e ictus viene de fumar solo un par de cigarrillos al día. Un hallazgo que probablemente sorprenderá a mucha gente, pero hay mecanismos biológicos que ayudan a explicar este alto riesgo, e inesperado, asociado con un bajo nivel tabáquico”.

En concreto, los hombres fumadores de un cigarrillo diario presentaban hasta un 46% de más posibilidades de tener una dolencia cardiovascular y el 41% de ictus atribuibles al consumo de una cajetilla diaria. Por tanto, el peligro de este único cigarro es casi la mitad del que supone un paquete, y no el 5% que siempre se ha creído.

Para el caso de las mujeres, las consecuencias de este consumo esporádico también eran nefastas. En concreto, las fumadoras de cigarro diario tenían hasta un 31% de más posibilidades de sufrir alguna patología cardiovascular, y hasta un 34% de más riesgo de ictus achacable al consumo de un paquete al día.

Con este estudio, los investigadores pretenden concienciar a la población de los efectos negativos del tabaco e impulsar campañas de prevención del tabaquismo, especialmente entre los consumidores más vulnerables como son las mujeres. “Si bien nuestro trabajo tiene algunas limitaciones, es el primero en combinar los resultados alcanzados en numerosos estudios en los que se ha evaluado el riesgo de enfermedad cardiovascular y de ictus, por lo que supone una referencia válida que puede ser utilizada para intensificar las campañas de salud pública y para ofrecer un incentivo a los fumadores para que dejen el tabaco completamente. Especialmente a las mujeres, cuyo riesgo de enfermedad cardiovascular es más del doble con un único cigarrillo al día”, afirmaron los investigadores.

También inciden en la idea de que no existe el consumo responsable o inicuo de tabaco. Lo único saludable en este sentido es dejar de fumar. “No hay ningún nivel seguro de consumo de tabaco para la enfermedad cardiovascular. Por tanto, y en lugar de tratar de reducir el número de cigarrillos, los fumadores deben directamente dejar de fumar y, en caso de necesitarlo, recurrir a las herramientas de apoyo para la cesación tabáquica con objeto de reducir su riesgo de enfermedad coronaria e ictus”, señaló Allan Hackshaw.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × dos =