Estoy oyendo la respiración

de los gatos en mitad de las cárceles

de los niños en los perfiles de los senos

de la cordialidad en una montaña

densa como el Nilo en tiempos de Cleopatra.

 

Estoy desistiendo

de la naturaleza

en el cuadro inane

del prodigio que se funde

con un cuadrado inerte,

con la sal y el tiempo

que pueden reclamarse

si el otoño también se adensa.

 

Puedo decir que estoy

desdiciendo cualquier conclusión

que entre los mimbres se acerque…

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorMaldito amarillo
Artículo siguienteMentalidad de tertulianos
Licenciado en Filología Hispánica y ha sido lector en la University of Hull (Reino Unido). En el ámbito universitario ha realizado diversas investigaciones, una de las cuales puede consultarse en www.cuento hispanoamericano.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − 1 =