El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no quiere que nada ni nadie le cambie el paso, aunque la oposición parlamentaria en pleno le haya reprobado a uno de sus ministros por primera vez en democracia. El titular de Justicia, Rafael Catalá, ha sido respaldado por el jefe del Ejecutivo, pero a partir de este miércoles tendrá que pasear por los pasillos del parlamento y sentarse en su escaño con el estigma de estar reprobado por toda la Cámara a excepción de los suyos. En sesión parlamentaria, Rajoy ha mostrado su “plena confianza” no ya solo en su ministro de Justicia, sino también en el fiscal general del Estado, José Manuel Maza y sorprendentemente también en Manuel Moix, fiscal jefe Anticorrupción, que a priori no tiene que rendir cuentas al jefe del Ejecutivo.

Desde las filas socialistas no se ha tardado en criticar la actitud del presidente del Gobierno, quien además argumenta que la reprobación del titular de Justicia y los responsables de la fiscalía parten del proceso de división interna que vive el PSOE, partido que ha promovido el proceso de reprobación.

En la pregunta que ha dirigido al titular de Justicia en la sesión de control al Gobierno, la diputada del Grupo Socialista Mercè Perea

ha recordado a Catalá que la mayoría de la Cámara Baja le reprobó “por imponer a fiscales afines, por dar información protegida al hoy expresidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez”, entre otras cuestiones consideradas “gravísimas”.

PSOE: “Catalá sigue siendo ministro porque aún es útil a Rajoy como abogado defensor en los casos de corrupción del PP”

Perea ha lamentado también la “desfachatez” del actual fiscal general del Estado que, pese a comprobar cómo el Congreso pedía su cese, Maza aseguró sin rubor en una entrevista radiofónica que “conocía perfectamente las declaraciones de Ignacio González sobre sus preferencias por el actual fiscal anticorrupción, Manuel Moix, antes de que este fuera nombrado por el propio Maza”, critica la diputada socialista.

El también diputado socialista Luis Carlos Sahuquillo, en la sesión de control al Gobierno, se ha unido a la petición de dimisión de Catalá y denuncia que “en lugar de haber trabajado por las reformas normativas, tecnológicas u organizativas de la justicia, para conseguir una mejor tutela efectiva de cara a los ciudadanos, se ha dedicado en exclusividad a urdir un plan perfecto para tapar la corrupción de su partido, poniendo en juego las reglas básicas del Estado de Derecho, atacando la credibilidad e independencia de la justicia, generando con ello un ambiente de desafección de los españoles respecto de las instituciones del Estado. Un daño que será muy difícil de reparar”.

Sahuquillo cree que Catalá sigue siendo ministro pese a estar reprobado porque de momento es “útil” al presidente Rajoy, “como en su día lo fueron Mato, Gallardón, Wert o Fernández Díaz. Y le es útil porque le tiene como abogado defensor en las causas de corrupción que afectan al Partido Popular”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. La chuleria de Rajoy unicamente se debe, a que sabe que el PSOE lo va ha seguir manteniendo en el poder.Solamente con decir el que gane las primarias que van a apoyar la mociòn censura,esta gentuza ladrona y antidemocratica saldrian corriendo como ratas.
    Reprobar a un ministro na vale para nada,fuegos de artificios del PSOE y CIUDADANOS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis + cinco =