La cacereña Estela de María es una pionera dentro de la música española y, como tal, afronta su nuevo proyecto discográfico, Vestida de abril, con la ilusión de quien inicia un nuevo camino. En un mundo como el de la copla, tan elitista, tan reacio a los cambios, Estela de María representa el triunfo absoluto de la mujer porque la copla tiene voz femenina pero siempre fue creada por grandes hombres. Sin embargo, esta extremeña, no sólo compone sus propios temas, sino que, además, ha logrado algo insólito: la fusión de un género tan nuestro con ritmos y estilos de otros países, algunos cercanos y otros de allende los mares.

Ahora inicia un nuevo proyecto que le llevará a realizar una gira de conciertos en España y por Europa. En verano actuará en distintos pueblos de Extremadura como, por ejemplo, Garvín (17 de agosto, para, ya en otoño, comenzar su gira por España en ciudades como Fuenlabrada, donde actuará en el mes de septiembre, y en Cáceres, donde presentará su nuevo disco en el Ateneo (6 de septiembre). Ya en 2.019 iniciará su gira internacional por Alemania y Francia.

Por otro lado, Estela de María, en su faceta de actriz, actuará del 12 de octubre al 30 de noviembre en la obra Parir, dirigida por Santi Senso, en el Teatro de las Culturas de Madrid.

Estela de María nos ha recibido aprovechando el lanzamiento de Vestida de Abril, un disco fundamental dentro del género de la copla que se puede conseguir en las plataformas digitales de El Corte Inglés, Fnac o Mediamarkt.

¿Cómo empieza Estela de María en el género de la copla?

Desde que era pequeñita tenía muy claro que quería ser artista. Eso lo tenía ahí muy presente desde que era muy niña. Mi madre, mi abuela, eran muy aficionadas a la copla, por eso, en mi casa crecí con la música de Bambino, Gracia Montes, Marifé de Triana, Concha Piquer o la Niña de Antequera que siempre me gustó muchísimo porque era muy flamenca. Soñaba con que algún día subiría a un escenario, hasta que, un día, la mamá de una amiga mía me preguntó si era feliz y le contesté que no porque no podía hacer lo que más me gusta que era cantar. Ella fue la que movió los primeros hilos para que yo conociera a un cantante muy conocido en Cáceres y a raíz de ahí se abrió el camino. Grabé una maqueta con él.

¿En algún momento recibió apoyo institucional, que no económico, del Ayuntamiento de Cáceres, por ejemplo, de una mujer como la alcaldesa Carmen Heras?

Eso fue todo mucho más posterior, cuando ya tenía una carrera más consolidada. Al principio me subí al escenario en las fiestas de mi barrio y tuve la suerte de que la obra socio-cultural de Caja Salamanca, por ser una de las primeras mujeres que se dedicaban a la copla, me dio un gran apoyo. Tuve muchos conciertos y eso me dio impulso para empezar una carrera más profesional. Pero yo nunca recibí ningún tipo de dinero ni de favor de nadie. El apoyo institucional vino por la contratación en conciertos que son, al fin y al cabo, el fruto de mi trabajo.

Ahora empieza una nueva aventura porque cada vez que se publica un disco es como empezar de cero, a pesar de tener un bagaje, ¿qué significa para Estela de María este Vestida de abril?

Para mí este nuevo trabajo es un renacer a todos los niveles tanto profesional como personalmente. Volver al género de la copla como autora es muy importante. Muchas de las canciones de este disco ya han rodado en España y México y eso ha hecho que fuera viendo el efecto que producía en el público. Conseguir que Vestida de abril viera la luz es un renacer a todos los niveles. Profesionalmente porque cada trabajo es un nuevo comienzo. Todo lo que me está trayendo es bueno. Gracias al manager de Amistades Peligrosas, José Luis López, que fue quien presentó el trabajo a una discográfica, Adriático Records, que se interesó muchísimo por este disco, conseguí firmar con ellos. Es la primera vez que me sucede, el no estar sola defendiendo un trabajo para que tenga una repercusión más notoria.

¿Por qué Vestida de abril? Es un título muy poético…

Tiene un trasfondo más personal. Este trabajo se ha desarrollado durante 5 años porque es muy costoso sacar una producción por ti misma. Han sido 5 años de vivencias personales. Hay un antes y un después de Vestida de Abril. Ha habido mucho dolor detrás, las canciones reflejan la vida de personas cercanas a mí, son historias que me relacionan con el tema del dolor y me identifican con la persona que está sufriendo. Yo también tuve un proceso personal y vital muy doloroso. No quería que el disco me recordara ese dolor, quería que me trajera cosas maravillosas. Al final decidí que abril es el mes en que yo nací, donde nacen las flores, despierta la naturaleza, y es el nuevo renacer. «Vestida» es el reflejo del vestido de libertad que llevo cuando canto, es el vestido de vida, de libertad, de historias, de la música que yo quería defender al margen de que fuera más o menos comercial pero que tuviera el trasfondo de lo que es mi música, el alma, el lado y la libertad que tiene que tener un artista a la hora de componer sin estar encadenada a ningún estereotipo marcado por la industria musical. Era un riesgo, pero todo esto conlleva ese «vestido de abril» con el que finalmente descubres lo maravilloso de la música. Por eso se incluyó un tema, una nana, donde simbolizo el renacer de esas canciones que nos cantan cuando somos un bebé. ¿Por qué no acunarme con esa nana?

Este verano tiene grandes proyectos, ¿verdad?.

Vestida de abril ha pasado por diferentes etapas. Cuando ha salido a la venta ha sido un poco precipitado para el verano pero ya este pasado viernes actué en el Festival de las Colombinas de Huelva. También tengo conciertos en distintas localidades dentro de la programación Estivalia que organiza la Institución Cultural «El Brocense» de la Diputación de Cáceres. También actuaré en Madrid, en concreto, en Fuenlabrada. Sin embargo, en otoño es cuando empieza la verdadera gira de Vestida de Abril. Estoy muy ilusionada, aunque es muy lento porque es un tipo de música muy diferente, que se sale del círculo comercial porque el público es muy selectivo.

¿Llevará al copla fuera de España?

Estaremos en Francia y Alemania actuando en centros culturales de extremeños y españoles.

¿Ve usted que hay una renovación generacional en la copla, sobre todo a nivel de público?

Sí que hay muchos seguidores que se identifican con el género, gente muy joven. Lo que necesita la copla es una evolución de la composición, que estos jóvenes valores despertaran ese lado creativo, que se pudiera abrir otros géneros dentro de la propia copla. Tenemos un gran legado, de eso no hay duda, pero hay que despertar en la gente joven que empieza el sentido de la creación para que la copla pueda seguir existiendo y renovarse.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − 6 =